En la Normal de Ayotzinapa todas las vacantes para nuevo ingreso, al tope






Berenice Reyes/IRZA
Chilpancingo, Gro., julio 17 del 2018 (IRZA).- Este año la Normal Rural "Raúl Isidro Burgos" de Ayotzinapa recuperó su matrícula de nuevo ingreso al cien por ciento, dejando atrás "la crisis" que enfrentaron el año pasado las nueve normales públicas en el estado, cuando bajó el número de inscritos.

Para este ciclo escolar 2018-2019, un total de 140 jóvenes se inscribieron para cursar los estudios de Licenciatura en Educación en esa institución, luego de que la matrícula se redujo a raíz de los hechos de septiembre del 2014, en Iguala.

El director de esa escuela, Víctor Gerardo Díaz, destacó que se ha hecho un trabajo conjunto entre docentes y los integrantes del Comité Estudiantil, quienes se han propuesto recuperar el buen nivel académico en Ayotzinapa.

Según el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) -creado por el actual gobierno federal para la evaluación de la Educación en México-, del ciclo escolar 2000-2001 al 2015-2016, la educación para formar docentes en el país pasó de 12 mil 591 estudiantes a 3 mil 687.

En el 2016 las nueve escuelas normales públicas de Guerrero sufrieron una "crisis" por la falta de aspirantes de nuevo ingreso, pero en el 2017 pudo mejorar.

Entrevistado al respecto, el director de la Normal Rural de Ayotzinapa mencionó que sin duda la desaparición forzada de los 43 normalistas influyó para que los aspirantes desistieran en su vocación por la docencia.

Dijo que sin dejar a un lado la parte política, los miembros del comité de alumnos se han comprometido a colaborar con los docentes para elevar el nivel académico de la institución.

Señaló que se recuperó la matrícula de nuevo ingreso con 100 estudiantes de licenciatura en Educación Primaria y 40 en licenciatura de Educación Bilingüe.

Gerardo Díaz recordó que a Ayotzinapa se inscriben los estudiantes provenientes de las poblaciones más apartadas en el estado y con menor nivel económico, mismos que a veces tienen que abandonar la escuela por periodos prolongados, para trabajar; o estudian y trabajan para apoyar a su familia.

Añadió que de su parte, así como los maestros y alumnos de la normal, está el compromiso para mejorar las condiciones de la Normal Rural. "Hace un año y 3 meses me encontré una escuela olvidada, con una alberca con lodo, una lavandería y una panadería cerradas desde hace diez años; pero esto se ha ido recuperando". (www.agenciairza.com)