Personas desplazados de la Sierra, tomaron el control de la caseta de cobro de Palo Blanco; exigen cuota voluntaria de 50 pesos

Baldemar Gómez  Roque

Chilpancingo,  Gro., a 10 de febrero de 2019.-Personas de la sierra, que se encuentran desplazas, este fin de semana, tomaron el control de la  Caseta de Cobro de Palo Blanco, en el cual dieron  paso libre de los automovilistas en ambos sentidos y pidieron "cooperación voluntaria" de 50 pesos por cada vehículo, así como autobuses del transporte turístico y camiones de empresas comerciales.

Este fin de semana, los esplazados por la violencia de la Sierra de Guerrero tomaron la mañana de ayer por espacio de dos horas la Caseta de Cobro de Palo Blanco, dieron a conocer que el objetivo de la toma de la caseta, es  para recaudar recursos ya que en unos días más van a viajar hacia la Ciudad de México para plantarse en las oficinas del Presidente de México Andrés Manuel López Obrador para hacerle saber sus demandas y pedirle que los tome en cuenta y las resuelva.

En el cual exigen, "pedimos al gobierno federal el repliegue de los grupos armados y policías comunitarios de todo el corredor del municipio de Leonardo Bravo, especialmente en las comunidades de Casa Verde, Corralitos y Polixtepec, entre otras, para que se conformen filtros de seguridad, así como todo un corredor de seguridad en todo lo que corresponde a los municipios de Leonardo Bravo y Eduardo Neri".

Subrayaron, que han tenido varias reuniones con representantes del gobierno estatal,  encabezadas por el secretario general de gobierno,  Florencio Salazar Adame, que  a la fecha solamente solo es promesas, pero nada en concreto, debidos que ellos  desean regresar a nuestras comunidades, pero no hacen,  aún no existen condiciones para poder hacerlo, y es por eso "que ahora vamos a buscar a las autoridades federales para que tomen cartas en el asunto y nos ayuden".

Donde recordaron  que el  problema de los desplazados  inició desde noviembre del 2018 y hasta la fecha los afectado son poco más mil 600 personas en general, entre las que hay niños, ancianos, mujeres y hombres que viven en condiciones peyorativo, con  frío, hambre y miedo, e incertidumbre, ya que  a la fecha no saben para cuándo podrán regresar a sus respectivas comunidades. 

Ayer,  un centenar personas provenientes las comunidades Corralitos, Casa Verde ubicadas en la Sierra, llegaron a la Caseta de Cobro Palo Blanco, donde se  dividieron en dos grupos; los primeros movieron las cámaras de vigilancia y los segundos se apoderaron de las casetas de cobro para dejar el paso libre a todos las personas que cruzaban por ahí, en ambos sentidos de la Autopista del Sol, concluyó.


Comentarios