Grupo de Personas Vulnerables protestaron en la Caseta de Palo Blanco. Piden dinero para su Navidad y año nuevo

Baldemar Gómez  Roque

Chilpancingo, Gro., a 5 de diciembre de 2018.- Grupo de Personas Vulnerables, tomaron  la Caseta de Cobro de Palo Blanco, en la Autopista del Sol, donde recaudan recursos económicos para dárselos de Navidad a todos sus agremiados.

Ayer, el  dirigente del Grupo de Personas Vulnerables, Silvestre Rodríguez Fernández, acompañado de algunos de sus seguidores se encuentran en la Caseta de Cobro de Palo Blanco, en la Autopista del Sol, donde recaudan recursos económicos según el para dárselo a sus agremiados.

Al ser abordado, Silvestre Rodríguez Fernández, explicó que la razón de realizar la  actividad obedece a que en varias ocasiones fue a las oficinas de las diversas dependencias como la Sedesol, Finanzas, Comunicación Social y hasta Gobernación del estado, pero desgraciadamente en todas ellas le negaron todo tipo de apoyo para sus agremiados, por lo que no le quedó de otra que plantarse en la Caseta de Cobro de la Autopista del Sol y solicitar ayuda económica, ya que la intención es entregarles cuando menos mil pesos a cada uno de sus seguidores para que puedan tener una sencilla cena de Navidad y año nuevo.

Poco después de las 13:30 horas, tiempo que sumó prácticamente tres horas de estar pidiendo dinero en la Caseta de Cobro de Palo Blanco, los inconformes consideraron que ya habían juntado el dinero suficiente para su objetivo, por lo que dieron por terminada su actividad y se retiraron del lugar en la misma camioneta e la que llegaron con rumbo a Chilpancingo, donde se reunieron con los poco más de 40 integrantes del Grupo de Personas Vulnerables, a quienes les repartió el dieron para que puedan ofrecerle una modesta cena de Navidad a sus respectivas familias.

Desde las 10:30 horas grupo vulnerable llegaron a la Caseta de Palo Blanco, y de manera pacífica, sin bloquear y sin mover las cámaras de vigilacia, se instalaron en los carriles de la Autopista del Sol, en ambos sentidos, y comenzaron a pedir cooperación económica voluntaria a los automovilistas, así como a los choferes de camiones de las diversas empresas y a los conductores de los autobuses del servicio turístico que pasaron por ahí.

Varios elementos de la policía federal legaron a la Caseta de Cobro de Palo Blanco en tres patrullas, pero no hicieron nada para evitar que Silvestre Rodríguez Fernández y sus seguidores siguieran pidiendo dinero a los conductores, ya que solamente se mantuvieron a distancia y le tomaron algunas fotos, concluyó.