Ejerce Guardia Nacional una pinza sobre el mercado central

Policías navales, miembros de la Guardia Nacional, hacen posta en Ejido y Constituyentes. Foto Julieta Flores
Por Julio Zenón Flores Salgado

En lo que parece una pinza para ejercer presión sobre el área de los mercados del centro de la Ciudad, donde miles de locatarios han sido obligados a pagar una cuota a células del crimen organizado, las fuerzas operativas o de tarea que integran la aún inexistente legalmente Guardia nacional, han mantenido durante una semana un punto de control en la esquina de Ejido y Constituyentes.
La intersección de esas avenidas es un punto estratégico para salir de la zona hacia la parte poniente y de ahí salir de la ciudad hacia la Costa Grande, así como para los arribos provenientes Atoyac y Tecpan, cuyas sierras han servido históricamente de refugio para fuerzas irregulares y la siembra de estupefacientes.
El otro brazo de la pinza se ubica en la avenida Durango y Niños héroes, en pleno corazón de la colonia Progreso.
La avenida Durango sale precisamente de la esquina con Vallarta, dónde confluyen el Tianguis campesino, donde vendedores de verduras y frutas han sido asesinados en incluso varios locales han sido incendiados.
Ahí confluye también la avenida 16 de septiembre, convertida en un brazo informal del mercado central, donde cientos de comerciantes de productos perecederos reciben la visita cotidiana de jóvenes que parecen recaudadores.
Uno de los resultados hasta ahora dados a conocer ha sido la detención de cinco jóvenes en el primer golpe directo sobre el Mercado Central, donde decomisaron decenas de maquinitas tragamonedas, mismas que un boletín de prensa oficial describió como una forma más de financiamiento del llamado Cartel independiente de Acapulco (CIDA) de la facción dirigida supuestamente por quien apodan El Capuchino.
En esa ocasión, el pasado lunes que fue el primer operativo de la ahora llamada Mesa de coordinación para la Paz y la seguridad, instalada un día antes por el gobernador Héctor Astudillo Flores junto con los mandos castrenses y la asistencia del delegado del gobierno federal Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, invitaron a participar a ministerios públicos y agentes de la Fiscalía General de Guerrero, para dar legalidad a las determinaciones y así evitar la llamada puerta giratoria, que han creado las lagunas legales tanto de la creación del nuevo sistema penal acusatorio como la propia actividad de las fuerzas que ya integran la Guardia nacional, a la que el gobernador se ha referido como inexistente, porque efectivamente, no existe de manera legal, aunque su presencia ya se empieza a sentir.
(Foto: Julieta Flores)
Enviado desde mi Huawei de Telcel.