Tras la tempestad viene la calma

Acapulco amaneció listo para seguir trabajando por salir adelante, una fuerte tromba que le afectó una noche antes, ocasionando algunos daños como autos varados o arrastrados por la corriente e incluso algunas cabañas derribadas por la lluvia. En la gráfica empleados limpian el techo de un pequeño negocio y se ve como la corriente abrió la desembocadura del canal de Aguas blancas, junto a playa Las Hamacas. Fotos: Julio Zenón Flores Salgado.

Enviado desde mi Huawei de Telcel.