Alcalde Marco Antonio Leyva Mena protesta en las oficinas de CAPASEG, exige que se regrese un millón 800 mil

Baldemar  Gomes  Roque

Chilpancingo, Guerrero, 24 de septiembre de 2018. El alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena y un  grupo de trabajadores se manifestaron  en las oficinas de la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero (Capaseg), contra el director, Arturo Palma Carro, para exigir en que  regrese  un millón 800 mil pesos y acusó que el gobierno estatal que encabeza Héctor Astudillo Flores le ha retenido 26 millones de pesos, todo por revanchismo político.

Hoy, a las  9 de la mañana, el alcalde llegó a la dependencia acompañada por unos 50 trabajadores del Ayuntamiento, y en declaraciones el alcalde dijo que  la Capaseg retuvo el dinero que era para una obra en el fraccionamiento Jardines de Zinnia.

Donde denunció que existe una lucha  en su contra desde el gobierno del estado y pretenden apretar a la  administración financieramente con recortes de recursos que suman 26 millones de pesos en los últimos tres meses, además de que existe la advertencia que no le depositarán la última participación de su gobierno.  Debido a eso pidió al  Congreso local pronunciarse al respecto, que lo ayuden.

Descubrió que el director de la dependencia, Arturo Palma Carro, quien de manera unilateral y discrecional retiro el  dinero del municipio y los destinó para otras obras. Ya que  Capaseg ejecutaría una obra de introducción de agua por 2 millones y medio de pesos en el fraccionamiento Jardines de Zinnia, sin embargo, no se realizó porque argumentaron que no encontraron agua en la zona y se canceló la obra.

Mediante  un escrito a la Capaseg pidió que  devolvieran el recurso,   y les dijeron  que solo le devolverían 700 mil pesos porque ya se había asignado a otras obras "de manera unilateral, discrecional sin pedir la autorización y no lo quiere devolver".

Subrayó,  " no se vale es que el presidente haya dado 800 millones de pesos y que todavía Chilpancingo no tengan un litro de agua más en esta capital", dijo. De acuerdo con el alcalde, además de la retención de 26 millones de pesos de la Secretaría de Finanzas del estado, ha soportado "una batería intensa en redes sociales" en su contra, el golpeteo directo de la prensa, al igual que comentarios pagados en YouTube por una cantidad extraordinaria de dinero.

Añadió, "hemos aguantado la embestida del gobierno del estado que nos ha cerrado de manera directa el basurero, que nos hace hoy estos recortes presupuestales". "Es tan difícil respetar la ley por este gobierno, es tan complicado poder ajustarse a la ley, es mucho más fácil al parecer funcionar mediante caprichos personales o de gobierno", aseguró.

"Si hemos obrado mal que se aplique la ley, si hemos obrado bien también que se reconozca, y si hemos obrado mal y hay una intención clara de dolo y de mala fe también tendremos a la disposición la ley para demostrar que es una persecución política la que se tiene en contra de municipios determinados", dijo. Hizo un llamado al Congreso local a que se pronuncien y levanten la voz ante la violación y autonomía a un alcalde que hace la Capaseg al quietarles recursos que eran destinados para el municipio, y ante la intención de no depositar la última participación.

Al mandar  su  mensaje a los diputados de Morena, "a quien tenga la mayoría la ejerza con plenitud, con derecho fue una orientación que el pueblo les dio, tiene que ejercer su mayoría con apego a ley, con la distribución adecuada de los espacios políticos".

Luego de la manifestación, el alcalde fue atendido por el director de la Capaseg, quien le informó que el dinero continúa en la dependencia pero se está analizando la obra que se realizará.

Donde acordaron que mañana se volverán a reunir con los habitantes para determinar si se entrega el dinero al Ayuntamiento o se queda en la Capaseg para que ésta se haga cargo de la obra.

Como se recordará este fin de semana, el alcalde de Chilpancingo  puso  un video en su muro de Facebook en el dice que de manera cobarde, el director de Capaseg, Arturo Palma Carro tomó 1.8 millones de pesos que no se invirtieron en una obra considerada en el programa de desarrollo municipal de 2018.

Indicó que se trata del recurso destinado para la obra de introducción de agua potable a la colonia Jardines de Zinnia, además de una pavimentación que debía ponerse en marcha en los últimos días de su administración municipal, que termina el próximo 30 de septiembre.

En el cual ha planteado  que lleva por lo menos 20 días solicitando al director de la Capaseg que les  devuelva  el recurso, lo que no se realiza bajo el argumento de que existe un convenio de acuerdo que permite a la comisión disponer de las economías derivadas de remanentes generados por obras que no se realizan, o por obras cuyo costo final resulta más bajo de lo programado, concluyó.