domingo, 1 de julio de 2018

Contexto Político

Contexto Político
Por Efraín Flores Iglesias

Meade y Anaya: firmes en la derrota
--------------
"A veces se gana, a veces se pierde, pero siempre se aprende", reza un dicho popular.
Este 1 de julio al PRI le tocó perder la elección de Presidente de la República. Y lo hizo recociendo a quien las encuestas de salida ubican como seguro ganador. O sea, a Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición "Juntos Haremos Historia" (Morena-PT-PES).
Desde antes del cierre de la jornada electoral, los dirigentes y militantes del tricolor callaron. Su silencio fue evidente en las redes sociales. Ningún post. Nada que festejar, pues.
Perdió el PRI. Perdió el Grupo Atlacomulco. Perdió Enrique Peña Nieto.
El candidato José Antonio Meade Kuribreña apechugó su derrota y salió a dar la cara a las 20:09 horas. Y lo hizo en la sede del partido que lo cobijó, en donde agradeció a los que apoyaron su campaña, entre ellos, al guerrerense René Juárez Cisneros.
Meade dijo que las tendencias no le eran favorables y le deseó suerte a López Obrador en la conducción del país para los próximos seis años.
Ricardo Anaya Cortés, candidato de la coalición "Por México al Frente" (PAN-PRD-MC), hizo lo propio minutos después, quien reconoció que las encuestas daban como ganador al tabasqueño, con quien entabló conversación telefónica para desearle éxito en la responsabilidad que le han conferido los electores este 1 de julio.
El Bronco (Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón), por su parte, dijo que esperará los resultados hasta el día de mañana, pese a que va en último lugar. Le salió lo bronco, no lo humilde en la derrota.
Ojalá todas las elecciones fueran así, en el que los perdedores reconocieran los resultados adversos en las urnas y desearan el mejor de los éxitos al ganador por el bien del pueblo.
Hay elecciones cerradas en las que muy difícilmente se puede reconocer a un ganador, sobre todo, si hay irregularidades y/o incidencias graves durante la jornada electoral.
En esta elección presidencial las encuestas de salida indican que la diferencia es más de 2 a 1. Ni para que alguien rebata los resultados.
Ganó López Obrador. Las campañas son cosa del ayer. Va el beneficio de la duda.
Qué bueno que durante el proceso electoral no se registraron incidentes tan graves que lamentar en el país y que los ciudadanos hayan salido a ejercer su derecho al voto.
Se espera también que López Obrador ejerza un gobierno responsable y que los grupos anárquicos que lo apoyaron no incendien al país con su "revolución amlo-bolivariana".
Veremos si realmente se da la cuarta transformación que prometió durante su campaña el oriundo de Macuspana, Tabasco.
Mis respetos para los que salieron libremente a votar y que rechazaron las despensas, láminas, tinacos y tinacos que les ofrecieron antes y durante la jornada electoral.
Van mis respetos también para los simpatizantes de las coaliciones "Todos por México" (PRI-PVEM-Panal) y "Por Guerrero al Frente" (PAN-PRD-MC), quienes dieron la batalla en este proceso electoral, y que en algunos lugares fueron asesinados por las balas del odio.
ENTRE OTRAS COSAS… De acuerdo a columnistas nacionales, en el PRI se fragua un fuerte movimiento de notables para quitarle el partido al presidente Enrique Peña Nieto y al Grupo Atlacomulco, a quienes responsabilizan de la derrota este 1 de julio.
Comentarios: E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com; Facebook: Efraín Flores Iglesias; Twitter: @efiglesias