domingo, 24 de junio de 2018

Zeferino Torreblanca no acudirá este lunes a mitin de AMLO; privilegia la paz, dice en carta

Foto archivo INTERNET


Por JULIO ZENON FLORES SALGADO

El candidato del PT a la presidencia municipal de Acapulco, Carlos Zeferino Torreblanca envió, vía su vocero virtual Fernando Donoso, una carta a los grupos de redes sociales, en la cual explica que no acudirá este lunes al cierre de campaña del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, que se llevará a cabo en el zocalo de esta ciudad.
El ex gobernador explica en la misiva que no desea entrar en una confrontación estéril con  quienes han sido egoístas y han provocado división del movimiento obradorista en Guerrero, sin decir nombres precisos, misma que sería utilizada por los enemigos del tabasqueño.
Precisó que continuará apoyando a López Obrador y al nuevo proyecto de Nación, desde su trinchera y reiteró que un voto por el PT también es un voto por Obrador "y pone desde lo local a Acapulco en el camino correcto".
Cabe mencionar que se mencionó esta semana en los corrillos políticos la posibilidad de que el ex alcalde y exgobernador perredista declinaría en favor de la candidata de Morena a la alcaldía Adela Román Ocampo, pero también recordar que en días pasados se dio un fuerte incidente entre el ex alcalde Alberto López Rosas, que apoya a Morena y el propio Torreblanca, a la salida de un debate ante un grupo de profesionistas liderado por una candidata panista. Después de eso se supo que el PT no estaba considerado para ocupar espacio en el templete del cierre de campaña de AMLO en el puerto.



LOS MOTIVOS DE LA PAZ, POR ACAPULCO

A los acapulqueños, a la opinión pública:

Manifiesto por este medio mi apoyo irrestricto e indiscutible al proyecto alternativo de nación que encabeza Andrés Manuel López Obrador, candidato a la Presidencia de México por los partidos Morena, PES y por supuesto el PT.

Coincido con Andrés Manuel y con la mayoría de los mexicanos, en que nuestro país requiere un cambio, profundo y real en la manera en que es dirigido y gobernado. Un cambio que no sea solo de etiquetas, sino de directrices, de paradigmas. Como él y muchos otros, he dedicado buena parte de mi vida a buscar por la vía democrática hacer posible ese cambio.

Hoy, como pocas veces; como ocurrió en Acapulco en el año de 1999, en Guerrero en el año de 2005, el cambio verdadero en México es asequible, posible y realizable. Por ello, hoy más que nunca, la responsabilidad de quienes hemos buscado esa transformación es mayor, y debemos asumirla. Garantizar la cohesión del movimiento progresista y el espíritu de lucha es la mayor misión, e impedir que haya resquicio alguno al error, en estos momentos, uno de nuestros objetivos.

Hoy, la provocación, la calumnia, la mentira, la guerra sucia por parte de una clase política enferma y decadente, se expresa de maneras que rayan en el ridículo. Asimismo, quienes en su inmadurez recién comienzan su carrera y quienes en su perversión se empeñan en continuarla, se aprovechan de años de luchas, de resistencias, de oposición, y se convierten en un riesgo real al proyecto que nos une, movidos por la ambición, no por los ideales.

Por esto, quienes hemos sido parte y decidimos abanderar las distintas expresiones de este movimiento pacífico y democrático de años, debemos asumir su guía, su cuidado. Partiendo de esta premisa, y en aras de evitar confrontaciones, provocaciones, reyertas estériles y alegatos fratricidas, he decidido no asistir al cierre de campaña de la coalición Juntos Haremos Historia.

No seré yo quien abra la puerta de confrontación entre hermanos, esta beneficiaría y la utilizarían quienes quieren regresar a las mismas y viejas prácticas rupestres; “sí ellos” los peores, los más deleznables, que son quienes han hundido al país en la desesperanza.

Esta decisión es clara, que no se entienda de otra forma; vamos a velar por la paz y cimentar desde nuestra trinchera un Proyecto Alternativo de Nación.

Seguimos y seguiremos trabajando; la división del proyecto en Guerrero, no es culpa de las bases, fue producto de la visión mezquina de sus dirigencias.

Insistimos en que un voto por el PT, es un voto por el rescate de Acapulco.

No olvidemos que antes de la existencia de Morena, Andrés Manuel, ya era candidato del PT. El PT ha sido aliado histórico de Andrés Manuel. Por eso, un voto por el PT es un voto por Andrés Manuel López Obrador, un voto por el PT es un voto por los senadores y diputados federales de la coalición Juntos Haremos Historia y un voto por el PT desde lo local pone a Acapulco en el camino correcto.

POR ACAPULCO Y SIEMPRE POR ACAPULCO.

Zeferino Torreblanca Galindo.


xxx Trasfondo informativo. También en TV, MARTES Y JUEVES a las 9:00 de la noche en el canal 76 de Cablemas-IZZI, o en www.facebook.com/trasfondoinformativo