Reitera la ONU que en el caso de los 43 hay detenidos que fueron torturados



 

Chilpancingo, Gro., mayo 09 del 2018 (IRZA).- Este miércoles, la oficina de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) defendió su informe sobre denuncias de tortura y encubrimiento a los detenidos por la desaparición de 43 normalistas en Iguala.

A través de un comunicado fechado en Ginebra, Suiza, esa oficina de la ONU dijo que "reafirma la validez de la metodología y de los hallazgos de su informe sobre denuncias de tortura y encubrimientos en el Caso Ayotzinapa, tras las críticas hechas públicas el lunes por el Gobierno mexicano".

Sostienen que trabajaron "dentro del mandato establecido en el acuerdo firmado con el Gobierno mexicano en 2002 que estableció su oficina de país. Además, el informe se elaboró ​​de conformidad con un acuerdo que abarcaba sus actividades, a pesar de la decisión del Gobierno de no renovarlo luego de que expirara el 1 de febrero de 2018".

El pasado 15 de marzo, esa oficina de la ONU publicó el informe: "Doble Injusticia. Informe sobre violaciones de derechos humanos en la investigación del caso Ayotzinapa".

En dicho informe se concluyó "que hay fuertes elementos de convicción para considerar que al menos 34 personas detenidas durante la primera etapa de la investigación sobre la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa en 2014, fueron torturadas y muchas de ellas detenidas arbitrariamente. Estas serias violaciones fueron a su vez inadecuadamente investigadas y encubiertas".

En ese sentido, la Oficina de Derechos Humanos de la ONU "reitera su llamado a las autoridades mexicanas para que implementen las recomendaciones del Informe, con el objetivo de esclarecer los hechos ocurridos, garantizar la justicia, brindar reparaciones a las víctimas y garantizar la no repetición de estos eventos trágicos".

Además de que instó a las autoridades "a que concluyan las investigaciones dentro de un plazo razonable e identifiquen a los responsables de las detenciones arbitrarias, los actos de tortura y otras violaciones de derechos humanos que se describen en su Informe".

Y la ONU añade que "seguirá de cerca los resultados de dichas investigaciones, particularmente considerando que hasta la fecha nadie ha sido señalado como responsable de las graves violaciones".