POLARIZACIÓN

MIRADA INTERIOR


Por: Isaias Alanís

Los recientes eventos en todo el país de violencia extrema y de acoso a candidatos de todos los partidos, es una mala señal. Aquí y allá son asesinados y secuestrados presidentes municipales o a principales colaboradores. El pregón de sangre no se detiene. No solo periodistas, luchadores sociales, ahora están en la mira los políticos.
Han caído en diversos pueblos, comunidades, ciudades y municipios del país, y si a esta herida que lastima a los mexicanos, se ha sumado la condena de algunos sectores por un candidato puntero. Se ha llegado al extremo de pedir vía metáforas más y palabras directas, su aniquilamiento. Ricardo Alemán se practicó un harakiri mediático que le resultó lo contrario y las baterías de millones de internautas lo condenaron. ¿Es ético pedir la muerte de un político, o condenar a los jóvenes desaparecidos de Guadalajara con palabras agresivas como lo hizo el columnista de Milenio?
A la polarización nacional, el Consejo Coordinador Empresarial, le ha echado gasolina al manisfestar su controversia contra las propuestas que “atentan contra el país”, mediante un desplegado signado por 400 organizaciones. También medios nacionales han emprendido una jida plena de oscuridad y fanatismo, al que supuestamente condenan.
Si en una democracia se tiene que vivir con la competencia estas escaramuzas desplegadas, enrarecen aún más el clima de inseguridad, violencia y resquemor social.
El caso de Ricardo Alemán es obsceno y contraviene los más elementales argumentos periodísticos. A la libertad de prensa y de expresión, de hoy en adelante habrá que agregarle la libertad de pedir la muerte del contrincante político o deportivo?
¿Al periodismo de objetividad y veracidad le nace un periodismo de amenazas de muerte, sean para quién sean, es entrar en el laberinto del fascismo y lanzar al cesto de la basura al estado y las instituciones. La polarización es unas alquimia utilizada para causar rupturas. Y lo que México necesita es soldar lo desunido, tapar los hoyos, pavimentar el estado de derecho.
Es el momento de parar la polarización y abrir el camino de la reconciliación y la democracia. Un país como el México de la Reforma, no puede vivir en medio de aguas turbulentas, porque es apostarle al fracaso, a tirarse al abismo, a desandar lo andado durante duros años del sueño mexicano.

Si hay que limpiar la casa, hay que comenzar por donde está más sucia. Nadie puede negar que niñas y niños están conscientes del “desmadre” que es México, las nuevas tecnologías les han abierto los ojos, saben que sus instituciones y los hombres que ejercen el poder son o ladrones o corruptos. El lodazal sale por todas partes. Si hablamos de moches y sobre precios a obras sociales, estamos hablando de una corrupción imparable que se ha convertido en el pan nuestro de cada día.
Ante este escenario, la crispación y polarización electoral, debe de darle paso al diálogo, a la justa democrática equitativa, imparcial para cuantificar techos financieros de campaña y a la limpieza en el proceso electoral.
Sabemos del exorbitante precio a la gasolina, que la falta de escuelas, que la ausencia de crecimiento económico, que un salario mínimo que no alcanza para lo mínimo, son causales de irritación social, de hartazgo unánime. Por encima de contrastes, partidos, siglas y franquicias políticas, urge armar una plataforma para acabar con la polarización, que es el camino más corto hacia el fracaso y al derrumbamiento de las instituciones y que las campañas políticas no se conviertan en velorios y el pueblo mexicano, salga el 1 de julio a votar libremente sin miedo, sin falsos o reales terrores y con el saber que su voto será garante de una democracia participativa y con equidad.

Ante la proximidad comicial, durante la presentación del Informe de Actividades 2017 de la CNDH ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), el Ombudsman nacional Luis Raúl González Pérez, afirmó: “México no puede sucumbir en la coyuntura de ningún proceso electoral, mucho menos sumirse en la contemplación pasiva de la violencia y la impunidad, la crispación, polarización, incertidumbre y violencia política bajo cualquier forma que se presente”.
Empresarios, partidos políticos, medios de comunicación, ¿lograrán captar el mensaje de González Pérez, y sin necesidad de una numeralia de muerte escanear a vuela pluma el panorama nacional y los posibles escenarios en caso de que la polarización avance? Si es así, que bueno, si no ¿dónde esta la responsabilidad, ética, compromiso, documentos básicos de los partidos y el supuesto amor a México de los empresarios y promotores de la polarización política y la violencia social con guante blanco?

¿A QUÉ LE TIRAS CUANDO SUEÑAS MEXICANO?

Según el diario El País, “la élite empresarial, lanzará en mayo una campaña de odio contra AMLO y a favor de Ricardo Anaya”. ¿Ya se volvieron también amarillos?
Anaya ha sido blanco de la prensa nacional e internacional por su participación en blanqueo de dinero. ¿Podrá todo el dinero, todos medios, toda la fuerza de la ultraderecha, doblar al priismo tradicional que ha tomado la batuta de la campaña de su abanderado, y llegar a acuerdos soterrados y permitir que un ladronzuelo perteneciente a la generación de “gringos nacidos y que no viven en México”, tome por salto la presidencia?
Meade es miembro de la alta burocracia, no es fácil salir del escritorio a la calle, y se pondrá caliente la cosa cuando lo quieran bajar del caballo empresarios y políticos que apoyan la versión champurrada de Anaya.
¿Se vienen tiempos de polarización infinita?

DE REOJO
Al amague tuitero de Alemán se suma el actor Elihu Gil que apoya a Alemán y solicita con una sintaxis ofensiva por su desequilibrio contextual que “mas de uno pedimos que se le aplique un Colosio”. Gil ha pasado por depresiones que lo han llevado, bajo el efecto de -Clonazepan, cocaína y alcohol- a intentar suicidarse. Gil no goza de los reflectores de un Damián Alcázar, Diego Luna y probablemente lo hizo para tener reflectores mediáticos

xxx Trasfondo informativo. También en TV, MARTES Y JUEVES a las 9:00 de la noche en el canal 76 de Cablemas-IZZI, o en www.facebook.com/trasfondoinformativo