domingo, 6 de mayo de 2018

La pobreza, una de las causas de niñas y adolescentes embarazadas



- Eso dice feminista de Acapulco

 

Acapulco, Gro., mayo 06 del 2018 (IRZA).- En México se han vuelto incontrolables los embarazos y los partos de mujeres cuyas edades van de los 12 a los 19 años, según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi).

Según la feminista María de Jesús Martínez Hernández, el embarazo de adolescentes se debe a la poca información sexual de padres hacia los hijos y también a la pobreza, así como a los estereotipos sociales que colocan a la mujer como "una máquina hacedora de hijos", cuyas consecuencias son la ola de niños en situación de calle, desnutrición, drogadicción y en el crimen organizado.

La también presidenta de la asociación civil "Mujeres y Hombres Avanzando Juntos", consideró que los festivales por el Día de la Madre son eminentemente comerciales y denotan la imagen de las féminas como mercancía o clientela de productos femeninos.

Comentó que la principal carencia de las políticas públicas son los servicios de salud, específicamente de parto, en donde las clínicas, centros oficiales de atención médica, no cuentan con medicamentos, equipo y tampoco instalaciones apropiadas para atender a una mujer en estado de gravidez, situación que arriesga la vida de las pacientes.

Por ello dijo que las instituciones han quedado a deber a la sociedad en general y sobre todo a las mujeres, quienes no cuentan con servicios de orientación, planeación familiar, preservativos, entre otras carencias.

"El problema del embarazo adolescente, que también es un embarazo no deseado, se agudiza porque hay cientos de niños en situación de calle, en desnutrición, y son prospectos para el crimen organizado. Las madres, en este caso niñas y adolescentes embarazadas no tienen un futuro profesional, dejan la escuela y generalmente son violentadas, algunos de los casos terminan en feminicidios", afirmó.

Observó que el programa de becas a mujeres embarazadas impulsado por Prospera a nivel federal, en nada abona a un desarrollo social, pues con esto las adolescentes tienen crédito para poder embarazarse sin pertenecer al activo económico, y no contribuyen para sacar adelante a un país con fuerte crisis económica y de seguridad.