Acalmani, de Ayutla, un pueblo fantasma



Ayutla de los Libres, Gro., mayo 11 del 2018 (IRZA).- Habitantes que alguna vez pensaron que jamás abandonarían sus comunidades y que el trabajo en el campo sería redituable, hoy han tenido que emigrar a otros estados del país o al vecino Estados Unidos de Norteamérica, para sobrevivir junto a sus familias.

En la comunidad de Acalmani, en la parte alta de esta cabecera municipal, familias completas han dejado sus casas cerradas y otras abandonadas, tras saber que su producción agrícola no dejará ganancias, ya que el Ayuntamiento no los provee de fertilizante.

Los pocos habitantes que aún quedan en esa comunidad, como la señora Genoveva Martín, comentan que permanecen porque no tienen quién los ayude para irse a otros puntos del país o a los Estados Unidos de Norteamérica.

Pero en otros casos, familias enteras se hacen contratar para trabajar en los campos agrícolas del norte de México y abandonan sus viviendas y sus tierras de labor.

En Acalmani existe una pequeña escuela primaria que funciona improvisadamente en el kiosco del centro de la comunidad, en la mañana.

Según algunos vecinos, la Secretaría de Salud les ha informado que se suspenden las brigadas médicas a causa del presente proceso electoral.

Acalmani es un pueblo casi fantasma.