lunes, 13 de noviembre de 2017

La prevención del delito, primordial para la seguridad pública

* Por: Esteban Valdeolivar S.

Comentaba en mi anterior colaboración, que en esencia, la prevención de la violencia y el delito es un componente central en toda política de seguridad. Su premisa básica es: resulta más efectivo intervenir antes de que se infrinja la ley o se lastime a una persona o a un grupo de ellas.

Inicié con la definición para centrar el tema en la importante y contundente declaración de Nybia Solis Peralta, Secretaria Ejecutiva del Consejo Estatal de Seguridad Pública: "El Estado de Guerrero tiene un déficit de 12 mil policías" y en consecuencia, enfrenta el grave problema de falta de dinero para liquidar a los uniformados que no aprobaron las evaluaciones, quienes por ley no deben formar parte de los cuerpos de seguridad, al menos que sean adscritos en áreas administrativas.

Lo anterior, de acuerdo a estándares y a la norma que manejan la Secretaría de Gobernación y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), nuestra entidad federativa tiene un faltante de 12 mil policías en los 81 ayuntamientos y en la Secretaría de Seguridad Estatal y ante esta realidad debemos preguntarnos, ¿quién previene el delito en los municipios? 

Es de suponer, que al existir un vacío en la prevención del delito, por supuesto que se refleja en un incremento en los índices delincuenciales. No se necesita ser un experto en seguridad pública para llegar a esta conclusión, así de sencillo.

En un estado como el nuestro que por décadas ha registrado al 70 por ciento de su población (3.5 millones de habitantes) dentro de los 5 indicadores básicos de pobreza  y pobreza extrema y al estrecharse las oportunidades de superación económica y social, así como los niveles de vida, ¿a dónde van a parar nuestros conciudadanos? 

Sí, acertó usted amable lector, a las filas de la delincuencia, directa o indirectamente.

Estimo oportuno señalar que el tema de la seguridad pública en Guerrero es un tema multifactorial, de atención integral, no es sencillo; si consideramos el rezago que por décadas arrastramos con relación a otros estados de la república que se ubican por lo menos en la media nacional del desarrollo económico.

El esfuerzo se hace y se reconoce, falta mucho, pero avanzamos, contrario a lo que expresa la "comentocracia" del café o alguno que otro legislador despistado en el congreso.

Como siempre, usted tiene la mejor opinión.

Enviado en pruvadir