Gallery

header ads

Los programas federales fueron una contención social para evitar saqueos durante la pandemia en Guerrero: Pablo Amílcar Sandoval.

 

**Las luchas sociales y políticas en Guerrero abrieron la brecha para hacerle justicia a la gente. 

***Guerrero requiere de servidores públicos que estén a la altura. 

Chilpancingo.- En Guerrero, los programas sociales del Gobierno de México fueron una contención social que evitó saqueos durante la pandemia, la gente tuvo qué comer, por primera vez ante una crisis, tuvieron una respuesta oportuna de un gobierno solidario con los que menos tienen, expresó el delegado federal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros.

"Hay algo que no se ha dicho y es muy importante, hoy, después de la pandemia y meses sin actividad económica, no ha habido un solo saqueo, porque no hay un descontento que esté llevando al extremo a la gente por los programas sociales, la gente está recibiendo los recursos del gobierno federal, los programas sociales han funcionado como una red de contención social, se han repartido cerca de cinco mil millones de pesos estos meses", apuntó. 

En entrevista, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, nieto e hijo de luchadores sociales, en ese sentido, consideró los movimientos sociales y políticos en Guerrero han servido para acotar la brecha de desigualdad y cambiar la realidad marginal del estado, que es la prioridad de la Cuarta Transformación, encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador que está respondiendo al estado con  18 programas prioritarios que se entregan de manera directa y sin intermediarios a uno de cada tres guerrerenses.

Sobre su papel al frente de la delegación, dice que es un reto enorme, pero gracias a los esfuerzos con el presidente López Obrador, más de un millón 300 mil guerrerrenses reciben un programa, lo que dijo, fue de gran ayuda para hacer frente a la crisis económica y evitar saqueos durante la pandemia.

En ese sentido, enfatizó que como lo ha hecho desde el primer día, seguirá trabajando con toda convicción, dedicado 100 por ciento al trabajo con los de abajo para estar a la altura de la Cuarta Transformación, pues asegura, la simulación se acabó y el pueblo despertó.

Sandoval Ballesteros, fue cuestionado en torno a su vida privada, recordó su niñez como una etapa en la que los luchadores sociales como su padre y abuelo eran objeto de persecución política, sin embargo, aquí surgió su inquietud de ayudar a los que menos tienen, de defender al pueblo  como lo hizo su abuelo don Pablo Sandoval Cruz.

"Guerrero es un pueblo de luchas, más allá de partidos y militancia, de gente que se resiste a las injusticias", señala al tiempo de recordar que la Cuarta Transformación no es una persona ni una familia, sino miles de voluntades de hombres y mujeres que han nutrido este movimiento, que siempre ha tenido al pueblo de su lado.

Narra que el ánimo social para acabar con las actitudes neoliberales y déspotas en contra del pueblo, provocó el cambio en el 2018 y todo ese hartazgo, tuvo una manifestación en Guerrero, que le dio al presidente Andrés Manuel López Obrador la mayor votación, lo que asegura, es un mensaje muy claro a la clase política tradicional.
Ve en el presidente Andrés Manuel a una persona persistente, que a pesar de las adversidades nunca claudicó por sus sueños, y dijo que es ejemplo para la juventud guerrerrense para cumplir todas las metas que se propongan.
"El mensaje que nos da Andrés Manuel López Obrador es que si persistes en tus sueños, puedes hacerlos realidad".

Recordó como su abuelo fue candidato a la gubernatura y su padre, años más tarde fue candidato por el Partido Comunista, añade que tuvieron que vender cosas para hacer frente a la campaña, a pesar de que sabían que no se iba a ganar,  "pero se tenía que abrir una brecha, no siempre se compite para ganar, hay que ir sembrando bandera y forjando conciencias", apuntó.

Apasionado del mezcal guerrerrense, de la música ska, reggae, rock y en algunas ocasiones de música electrónica, Sandoval Ballesteros confiesa que sus hijos Pablo y Martín, son su adoración y que por ellos es que trabaja para que vivan en un mundo y un Guerrero más digno, que también es el mayor anhelo de las y los guerrerrenses.

Sandoval Ballesteros, sin nada que esconder o temer, señala que en este punto de la historia ha sido objeto de calumnias que no lo distraen de su trabajo, pues asegura, "hay calumnias que edifican porque sabes que estás del lado correcto de la historia" por eso, se concentra en trabajar y dar resultados.

Publicar un comentario

0 Comentarios