Ganaderos de Acapulco huyen a otros estados y país, por amenazas del crimen organizados; piden la intervención de las autoridades

Baldemar Gómez Roque

Chilpancingo, Gro., a 11 de enero de 2019.Familias ganaderas de la comunidad de Tres Palos municipio de Acapulco, son amenazados por un grupo criminal, liderado por un tal "Baby", piden la intervención de las autoridades, debidos que desde el 2015, "son tres años de vivir bajo el terror, pedimos a la fiscalía que nos ayude al igual al gobernador que mande grupo de policía a la población para dar seguridad, es un pueblo sin ley".

En conferencia de prensa, ganaderos que omite su nombre por obvias razones, señalaron que un familiar de nombre Jonathan Ortiz Aparicio, tuvo la necesidad de dejar el país, debido que estaba siendo obligado a trabajar para un grupo criminal a fuerza, "les estaban dando la plaza de Tres Palo y como se negó, les dijeron que lo iban a matar a él y su familia".

Así mismo denunciaron la inseguridad que se vive en aquella población con rumbo al municipio de San Marcos, "somos   amenazados, cada rato, nos hostigan", recordaron que su primo Jonathan Ortiz Aparicio era uno de los ganaderos que les estaba yendo bien, en el negocio de la compra y venta de ganado, y que un sujeto denominado la Baby lo fue a buscar, y les dijo que se hiciera cargo de la plaza de control delincuencial en el poblado Tres Palos y se negó.

Entonces aquel sujeto lo amenazó y dijo que le iba a hacer daño a él y su familia, "pido el gobierno que nos apoye ya que esa persona anda haciendo de la suya, la inseguridad está por los suelos en aquella población", recalcó. Su primo pertenece a una Asociación ganadera en la comunidad Tres Palos, tiene dos hijas uno de ocho y de doce años.

Subrayó que desde el 2015, han presentado denuncias ante los Ministerio Públicos, pero no existido resultado alguno por parte de autoridades de justicia, "por eso ahora si esperamos que nos hagan caso, que llegue la justicia que por tres 4 años estuvimos esperando". La familia sigue siendo amenazada hostigada, perseguida por personas desconocidas que lo siguen en cada rato en la Ciudad y Puerto de Acapulco. Por último, están valorando, si se quedan o se van a otro estado a vivir de manera definitiva, concluyó.