Muere sin ver la justicia, padre de Julio César Ramírez, normalista asesinado el 26 de septiembre del 2014

Baldemar Gómez  Roque
Chilpancingo, Gro., a 2 de diciembre de 2018.-Fue sepultado Tomás Ramírez, padre de Julio César Ramírez Nava, uno de los tres estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, asesinados el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, y esposo de doña Bertha Nava, una de las activistas en la lucha por la lucha por la presentación de los 43 alumnos desaparecidos.
Al ser entrevistado  afuera de la iglesia del Santuario, ubicada en Tixtla, en una misa de cuerpo presente, Vidulfo Rosales Sierra, abogado y representante de los padres de los 43, reveló que los papás de los 43 estudiantes desaparecidos tienen diversos problemas de salud "y eso se debe a las investigaciones que se han retrasado, porque son facciosas, tendenciosas, para ocultar la verdad, administrando políticamente la solución del caso, con investigaciones sacadas bajo tortura".
Explicó que "En total hay más de 17 mamás y papás, que se encuentran enfermos" y adelantó que a pesar de la llegada al poder de López Obrador "Las movilizaciones van a continuar, hemos sido claros con su gente.
Sostuvo que confianza hasta ahora no la hay, se tiene que construir en el camino. Tenemos esperanza de que las cosas cambien en cuanto al dinamismo de la investigación, pero ya veremos cómo resulta este nuevo gobierno federal, indicó.
Reiteró: "Nosotros pedimos castigo a quienes hayan participado, no se trata de solamente de castigar a los policías; para hacer justicia, el gobierno de López Obrador tendrá que llegar a funcionarios de alto nivel, y ahí estará la prueba para su gobierno".
El mediodía de ayer domingo fue sepultado don Tomás Ramírez, padre de Julio César Ramírez Nava, uno de los tres estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, asesinados el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, y esposo de doña Bertha Nava, una de las activistas en la lucha por la lucha por la presentación de los 43 alumnos desaparecidos, concluyó.