El affair Añorve-Amilcar

Trasfondo informativo
El Affair Añorve- Amilcar
Por JULIO ZENÓN FLORES SALGADO
La airada respuesta del senador Manuel Añorve Baños al diputado local, presidente de la Junta de Coordinación política (JUCOPO), del congreso de Guerrero y futuro delegado federal del gobierno de AMLO en Guerrero, Pablo Amilcar Sandoval ballesteros, es un adelanto de cómo se pondrán las cosas rumbo a la elección de gobernador del estado en el 2021, en donde ambos aparecen como probables candidatos, junto a los también morenistas Félix Salgado Macedonio y la alcaldesa Adela Román Ocampo.
Sin embargo, en el intercambio mediático suscitado entre el morenista Amilcar y el priista Añorve, también tuvo que ver la alcaldesa Adela Román, quien hábilmente mandó a su secretario de Finanzas y al secretario general del Ayuntamiento de Acapulco, a dar una conferencia de prensa en la cual culpó a Manuel Añorve, quien terminó su administración hace siete años, de un embargo a sus cuentas por 220 millones de pesos, producto de un pleito legal en materia mercantil de una empresa llamada Financiera Libertad.
De ahí, el legislador de Morena, confiando en las cuentas que presentaron los empleados de Adela, retomó que Añorve tenía que informar y responder de esos 220 millones de pesos y aprovechó para lanzarle un gancho al hígado al que supone será su contrincante en el 2021 en la lucha por la gubernatura del estado, sabiendo de antemano, que el senador del tricolor no es precisamente una perita en dulce, e ignorando que el ex alcalde tendría elementos de sobra para responderle, generando lo que se denomina en política una salida en falso.
Pero la información de Adela llevaba jiribilla, pues en la realidad, cuando se dejó de pagar a las Financieras se denunció el 1 de septiembre de 2012 (publicado por el diario digital nacional Vanguardia) en la prensa nacional se hablaba de unos diez millones de pesos de adeudo a por lo menos cuatro financieras que le habían prestado pequeñas cantidades a empleados municipales a cuenta de nómina sin que se hicieran los pagos respectivos a la empresa, pese a que Finanzas había hecho los descuentos a los trabajadores.
Esto significa dos cosas: que Añorve ya no estaba pues dejó la presidencia en marzo de ese año, siendo sustituido por su suplente Verónica Escobar y, que la deuda que esa administración dejaba a la siguiente era en realidad de 10 millones de pesos, no de 220 millones, como informó el secretario de Finanzas de Adela y sin embargo, éste último no mintió en el monto del embargo, sólo ocultó algunas cosas para golpear deliberadamente a Añorve y pasarle el balón a Pablo Amilcar para que él metiera el gol en la portería priista y fuera quien recibiera los balonazos de respuesta.
¿Qué fue lo que ocultó el secretario de Finanzas de Adela?
Que Manuel Añorve ya no era alcalde cuando se generó el adeudo.

Que la deuda que recibió por ese concepto la administración del ahora dirigente de Movimiento Ciudadano, Luis Walton Aburto, de parte de Verónica Escobar, era una cantidad manejable, mucho menor que los 220 millones de pesos que ahora maneja Adela Román, según  dijo en noviembre de 2012, Carlos Álvarez, entonces empleado de Walton, con números extraoficiales publicados por El Sur y dados a conocer por el propio Walton en una conferencia en la ciudad de México, donde le acompañaron Jesús Zambrano y Dante Delgado, y posteriormente en Acapulco, en el salón Puerto Marqués, del hotel entonces llamado Crowne Plaza.
Que la administración de Walton, manejó adecuadamente el pleito legal por esa deuda a tal grado que terminó su administración y la empresa no pudo ganarle el juicio a esa administración (Luis Walton a fin de cuentas siempre ha sido considerado un extraordinario abogado).

Que quien pierde ese pleito es la administración del perredista Evodio Velázquez Aguirre, cuando de aquellos diez millones que se debían cuando era alcaldesa Verónica Escobar, los intereses, moras, costos de cobranza y todo lo que sabemos que cobran los prestamistas usureros, a través del tiempo llegó a ser una deuda abultada de 220 millones de pesos (como cuando un trabajador demanda por cantidades módicas, pero si deja pasar el tiempo y no le liquidan cuando llega la sentencia se convierte en fuertes cantidades), misma que le fue heredada al gobierno actual, pero ya con una sentencia de las que los abogados llaman en firme, es decir, lista para cobrarse como sea necesario, lo que implica el embargo de las cuentas.

Que el gobierno de Evodio pierde el juicio nada menos que ante el despacho del abogado Xavier Olea, quien curiosamente es también el abogado del propio Evodio en sus juicios de amparo y demás acciones legales. ¿Casualidad? La regla dice que en política no hay casualidades y eso hace surgir la pregunta necesaria de si se perdió el juicio por simple descuido o por una acción deliberada.
¿Por qué el secretario de Finanzas de Adela no explicó el proceso y se fue directamente a acusar a Manuel Añorve? 

Pues porque tenía que culpar a alguien, Verónica Escobar no aparece en el radar, a Luis Walton no se le podría culpar de nada por su excelente manejo del asunto durante su administración y el que aparecía a la vista era nada menos que el ex alcalde Velázquez Aguirre.

¿Por qué no señalar a Evodio?
Las versiones más sólidas hablan de un pacto para darle impunidad y señalan que aquel traicionó a Jacko Badillo, a cambio de eso y algunas posiciones en el gobierno de Adela, como la titularidad de Sedesol municipal, entregada a una evodista que estaba en turismo municipal.

Concluyeron por ende que lo mejor sería, aprovechar la oportunidad para golpear a quien ven, como el futuro candidato del PRI a la gubernatura, y creen que sigue siendo el villano favorito de las izquierdas, llevándose en el viaje a Pablo Amilcar Sandoval, con quien se sabe que la administración de Adela Román no mantiene buenas relaciones.
¿Cuál podría ser la intención?
Pues que mientras Amilcar y Añorve se pelean, otras personas se vayan por la libre...rumbo al 2021...

Hay sin embargo algunos aspectos no considerados en el planteamiento de quienes lanzaron esta bola: Manuel Añorve dejó hace tiempo de ser el enemigo de todas las izquierdas, para ser ahora un importante amigo y compañero de viaje de algunos personajes destacados de la izquierda (gracias a los cuales, por cierto, ganó la senaduría de primera minoría) por su propio desempeño en el escenario político actual, en donde coincide por ejemplo, con Nestora Salgado, en la comisión de asuntos legislativos que preside Añorve y con Félix Salgado, con quien éste coincide en la comisión que encabeza Salgado Macedonio, lo que pinta al actual Manuel Añorve como un personaje cercano y aliado a diversas corrientes de izquierda estatal y nacional, entre ellos varios de Morena.

Por eso decimos que fue una salida en falso.

Así de caliente estará una adelantada lucha por las candidaturas y por la gubernatura en el 2021, en la cual aún no está nada escrito, pues faltan tres años y en ese lapso pueden sucederse muchas cosas que hagan cambiar, en uno o en otro sentido, la correlación de fuerzas actual.

 xxx Trasfondo informativo. También en www.facebook.com/trasfondoinformativo y en @trasfondoin