Desencanta nombramiento del titular de la SSP de Acapulco: Foro de Abogados Guerrerenses

NO SE LE VE ESPOLÓN PARA GALLO, AL NUEVO SECRETARIO DE SEGURIDAD PUBLICA MUNICIPAL EN ACAPULCO, escribió el dirigente del Foro Guerrerense de Abogados, Alfredo Pérez Zárate, en un artículo compartido en redes sociales y con Trasfondoinformativo.

CON EL DE CAPAMA CERO Y VAN DOS ADELA ROMAN OCAMPO, remató en el título de su artículo, el conocido jurista porteño.

Éste es el artículo enviado por Pérez Zárate:

En mi opinión, la designación del agente de la Policía Federal Geovanni Raúl Mejía Olguín como secretario de Seguridad Pública fue largamente esperada por la población porteña, pero esta causando un desencanto generalizado entre quienes esperaban un candidato más experimentado.

Hasta el momento, la designación de Adela Román Ocampo se ha manejado en un marco de absoluta opacidad, al extremo de que le fue negado el acceso a la prensa del circulo critico, a la discusión oficial interna en Cabildo para votar al candidato, como si la alcaldesa no quisiera que surgieran mayores detalles sobre el particular.

Esto nos lleva a preguntar:

¿Hasta dónde será o de qué tamaño será la inexperiencia de ADELA en los temas de toma de desiciones en los nombramientos de sus discípulos?

O de plano solo quiere un enlace o titere que le asegure eventualmente una respuesta pronta con la federacion, sobre todo con la AGENCIA DE INVESTIGACION CRIMINAL de PGR.

Por lo pronto, el Registro Nacional de Profesionistas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) mostró cero resultados sobre los posibles estudios profesionales de quién ahora es el responsable de la seguridad pública de Acapulco.

Es decir, Mejía Olguín carece de estudios profesionales que acrediten formación alguna o, peor aún, estudios afines a su nombramiento.
Aunque oficialmente informaron que es un policía de carrera, tampoco existen datos que lo acrediten, lo que nos hace suponer que se trata de un policía empírico que se formó sobre la marcha en labores de investigación.

Pero aún en la Policía Federal, de dónde proviene, uno de los requisitos es contar con estudios de licenciatura aún si no se cuenta con título o cédula profesional.

Así, estaríamos ante el caso de que el nuevo titular de la SSP sería en realidad un recomendado de algún mando de la Policía Federal o de las Fuerzas Federales, lo que obliga también a plantear la duda:

¿Estará realmente capacitado para afrontar la responsabilidad que se le ha conferido?

La salvedad radicaría en ser recomendado de Omar Hamid García Harfuch, el director en jefe de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Procuraduría General de la República (PGR), quien creó una escuela de analistas de inteligencia en la Policía Federal, de donde proviene.

Si este personaje Mejía Olguín proviene de los cuadros formados a la sombra de García Harfuch, entonces podríamos darle el beneficio de la duda para sacar adelante la delicada encomienda de ser el responsable de la prevención del delito en este atribulado Acapulco.

De lo contrario, estaríamos ante un recomendado más para ese puesto por el que han pasado, sin pena ni gloria, inclusive algunos generales y otros mandos militares así como policías federales, sin ningún resultado digno de mencionar hasta la fecha.

Aunque pareciera que nos estamos adelantando a los hechos, en realidad esta esperada designación debió ser pasada por el tamiz de los logros de Mejía Olguín como agente de investigación de la Policía Federal, para valorar si es un tipo competente al margen de una recomendación política.

Pero no fue así y, en todo caso, la valoración en Cabildo precisamente fue ocultada por los funcionarios de Adela, como si por algún motivo no se quisiera dar a conocer el verdadero perfil del aspirante.

La propia Adela Román especificó que la designación fue por una recomendación, se entiende que del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG), de modo que si existen simulación o corruptelas en la SSP con este Policía Federal al frente, entonces habrá que reclamar a los mandos que integran ese órgano cumbre de seguridad en el estado.

En ocasiones anteriores hemos tenido mandos superiores en la SSP que terminan envueltos en escándalos.
Tal fue el caso de Alfredo Álvarez Valenzuela, un expolicía federal que en junio de 2014 fue acusado de abuso de autoridad, privación ilegal de la libertad, tortura y lesiones contra un detenido, por lo cual fue sometido a proceso penal.

Por cierto que en el ínter Álvarez Valenzuela denunció que la verdadera mafia estaba alojada nada menos que en las filas de la propia Secretaría de Seguridad Pública.

En todo caso, fue en esa ocasión cuando el alcalde Luis Walton Aburto desarmó e intentó disolver a la Policía Preventiva Municipal, lo que generó la consecuente inconformidad y un paro laboral que se extendió a lo largo de casi dos años.

En el fondo, el problema de la seguridad pública nunca fue atendido por Walton, quien se desentendió del problema hasta que entregó la administración.

Así pues, hasta la fecha nadie ha podido resolver de fondo los graves problemas de inseguridad pública de Acapulco y consideramos poco probable que un policía recomendado venga a solucionarlos. CONSTE.

ALFREDO PEREZ ZARATE.

Enviado desde mi Huawei de Telcel.