Vendedores ambulantes invaden calles y avenidas en contubernio con autoridades municipales

Baldemar  Gómez Roque

 

Chilpancingo, Gro.,  a 7 de octubre del 2018.-Un gran problema con los ambulante  han invadido las banquetas de calles y avenidas aledañas al centro de Chilpancingo, todo en contubernio con las autoridades municipales, todo esto se  convertido en un peligro latente para la población que tiene que transitar caminando, pues son obligados a caminar por el arrollo vehicular con el riesgo de ser atropellados.

 

Y no les diga nada al ambulante, por que se enojan y las autoridades se hacen como ojo de hormiga,  si que la  invasión del comercio ambulante a las banquetas de calles y avenidas aledañas al centro de Chilpancingo, "es  un problema".

 

Para  comenzar, las calles como Altamirano, República del Salvador, 16 de Septiembre, se encuentra invadidas por el comercio informal que despliega, mesas cajas, carretillas, y cualquier cantidad de cosas para exhibir productos violando flagrantemente las normas establecidas en el bando de policía y buen gobierno y el gobierno solo durmiendo, ojo presidente municipal Antonio  Gaspar Beltrán.

Para comenzar, y dar a conocer, se plasma que el  artículo 131 de la norma municipal establece que para el ejercicio del comercio ambulante requiere de permiso, licencia o autorización del ayuntamiento y sólo podrá realizarse en las zonas y bajo las condiciones que el reglamento respectivo establezca, por lo que está claro que esta invasión de calles y avenidas del centro de Chilpancingo cuenta con el contubernio de las autoridades municipales, quienes cobran a todos estos comerciantes informales una cierta cantidad para poder vender sus productos sobre las calles.

 

El artículo 129 del bando de policía y buen gobierno, establece que ninguna actividad de los particulares podrá invadir o estorbar bienes del dominio público sin el permiso, licencia o autorización del ayuntamiento previo pago de los derechos correspondientes y únicamente por el tiempo determinado en la propia licencia o autorización.

 

Para el  permiso se requiere tiene que ser autorizado directamente por el presidente municipal, sin embargo, son los agentes de Gobernación y su director, quienes tienen el monopolio del comercio ambulante y cobran entre 50 y 200 pesos a cada persona que instala su puesto en la calle invadiendo la vía pública.

 

Para finalizar, en la misma norma se especifica que el ayuntamiento está facultado para realizar en todo tiempo, a través del personal autorizado, la supervisión para que los establecimientos abiertos al público, reúnan y mantengan las condiciones preventivas necesarias de seguridad contra incendios y siniestros y este punto podría ser implementado para retirarlos porque afectan la seguridad de la ciudadanía, concluyó.