EL CASO DE MICHOACÁN QUE PUSO EN SU CONSTITUCIÓN LOCAL, LA GRATUIDAD DE LA EDUCACION SUPERIOR

Durante el periodo del gobernador Leonel Godoy, el 6 de agosto de 2010 se publicó en el Periódico Oficial el Decreto 213 por el que se reforman y adicionan los artículos 138 y 139 de la Constitución Política del Estado de Michoacán de Ocampo.
El artículo 138 quedó de la siguiente manera:
*ARTÍCULO 138.- Todo individuo tiene derecho a recibir educación. El Estado y sus Municipios están obligados a impartir educación preescolar, primaria, secundaria, media superior y superior. Toda educación que el Estado imparta será gratuita. *
Reforma que parece atractiva y popular para convertir la educación gratuita en todos sus niveles, no está en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
*ARTICULO 3º.- Todo individuo tiene derecho a recibir educación. El Estado -Federación, Estados, Distrito Federal y Municipios- impartirá educación preescolar, primaria, secundaria y media superior. La educación preescolar, primaria y secundaria conforman la educación básica; ésta y la media superior serán obligatorias. *
Para garantizar la gratuidad de la enseñanza superior en el 2012 y 2013, el Gobierno del Estado de Michoacán y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo firmaron un convenio para que las cuotas semestrales que antes pagaban los estudiantes, ahora las pagara el Gobierno del Estado.
En 2014, el Gobierno del Estado se declara en crisis financiera y no renueva el convenio para pagar las cuotas a la Universidad Michoacana y el Consejo Universitario acuerda volver a cobrar las cuotas como se venía haciendo antes del convenio.
Al volverse a cobrar las cuotas, una alumna universitaria se inconforma y promueve un amparo para que a ella se le garantice la gratuidad de su educación superior hasta que concluya sus estudios. El asunto llega hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la cual resuelve en darle la razón a la estudiante de la Universidad Michoacana, porque el Gobierno del Estado tiene en su Constitución la gratuidad de la enseñanza superior.
Actualmente la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo es una de las 10 universidades públicas que está prácticamente en quiebra, entre otras razones porque la gratuidad de la enseñanza superior mandatada no fue acompañada con los recursos suficientes para garantizar que todos los jóvenes estudiantes no paguen aranceles o cuotas.
Los legisladores locales de Guerrero deberían reflexionar antes de aprobar un decreto que establezca la gratuidad de la enseñanza superior. La Universidad de Guerrero podría estar pronto en una crisis semejante a la de la Universidad Michoacana.
La Universidad de Guerrero ha elevado su nivel académico, ha dignificado los espacios educativos e incrementado su número de investigadores siempre con la mira de responder a los retos actuales que la globalización y el avance tecnológico nos exige.
Todo esto no ha sido gratuito, ha significado esfuerzo por parte de docentes e investigadores que han dedicado más tiempo a su preparación, se han buscado y logrado mayores recursos estatales y federales para mejorar los espacios educativos.
Los universitarios guerrerenses han asumido el compromiso de ofrecer una educación de calidad con inclusión social que permita a los egresados responder a los retos que tiene el estado para mejorar la calidad de vida de todos los guerrerenses.
Los hijos de los guerrerenses no sólo merecen tener acceso a la educación superior, merecen una educación superior de calidad y que responda a los nuevos retos.
Elevar a rango constitucional que la educación superior será gratuita, sin darle los recursos económicos suficientes para compensar esa falta de ingresos, es condenar a UAGro a una crisis económica que vivió en los años 80, volver a las grandes manifestaciones de los universitarios con sus respectivos bloqueos, marchas, mítines y ser parte de la convulsión social.
Sería una irresponsabilidad sacar a 80 mil universitarios a las calles. Costó mucho tiempo, dinero y esfuerzo volverlos a meter a las aulas.
*La educación superior gratuita y de calidad no se logrará con decretos, sino con recursos fiscalizables y manejados de manera transparente.*

Enviado desde mi Huawei de Telcel.