Anuncia El Sur que dejará de circular los domingos, por la crisis económica actual

Aviso a los lectores.- El ejemplar de El Sur que circulará el próximo sábado 6 de octubre corresponderá a una edición de fin de semana que estará disponible en los distintos puntos de venta ese día, y también el domingo.
Los artículos que se publicaban los domingos podrán leerse en la edición del lunes, y desaparecerá el adelanto de materiales que publicábamos de la revista semanal Proceso.
La medida es parte de una serie de decisiones obligadas por los malos resultados económicos que ha tenido la empresa editora de nuestro periódico este año.
Los ingresos por venta de publicidad durante las campañas electorales no fueron similares a los que registramos en procesos anteriores. Y se confirmó la tendencia –que afecta a todos los diarios– de la caída de ingresos por la venta del periódico impreso, mientras crecen exponencialmente los usuarios de nuestra versión digital, pero que acceden a nuestros contenidos de manera gratuita.
Pero el factor principal de esta crisis es el adeudo considerable que dejó el saliente Ayuntamiento de Acapulco. Como distintas categorías de trabajadores municipales, y otros proveedores, El Sur también fue afectado, y en una proporción considerable, por la desastrosa gestión de las finanzas públicas en el gobierno de Evodio Velázquez.
El boquete abierto por la falta de pago de las inserciones de publicidad solicitadas por la Dirección de Comunicación Social municipal, ya no nos permitió ningún margen de maniobra para retrasar, o al menos mitigar, las medidas de austeridad que hemos tomado.
La más dolorosa ha sido el despido de una decena de trabajadores de diversas áreas del periódico. La mayoría firmó ya a satisfacción el fin de la relación laboral y, solidarios con el periódico, accedieron a recibir el pago en dos o más exhibiciones. Estamos negociando con un par de ellos, inconformes con el monto que tenemos registrado según su antigüedad y su salario diario. Seguimos platicando y estamos seguros de que al final llegaremos a un arreglo satisfactorio para las dos partes.
También suspendimos el pago a colaboradores, cortamos algunas agencias de información y dejamos la confortable casa que rentábamos en el centro de Chilpancingo, entre otras muchas medidas de ahorro. Intentamos de ese modo no afectar las percepciones de los trabajadores, pero no pudimos y ya han transcurrido dos quincenas sin que reciban el 100 por ciento del salario que les corresponde.
En fecha próxima, una vez que esté listo el programa informático que se requiere y la introducción de algunas mejoras a nuestros contenidos digitales, vamos a solicitar a nuestros lectores un pago por acceder a ellos.
En crisis anteriores, cuando distintos gobernadores imponían un boicot publicitario para castigar nuestra línea editorial independiente, siempre tuvimos el apoyo de los lectores. Confiamos en que de nuevo este respaldo se manifestará para que los ingresos por la venta del periódico, en cualquiera de sus modalidades, vuelvan a tener un peso importante en los ingresos de nuestra empresa.
Todo lo hacemos por mantener la vigencia del proyecto periodístico que encarna El Sur. Soplan nuevos vientos en Guerrero y en el país y las transformaciones llegarán también a los medios, y a la relación de éstos con los gobiernos.
El mandato de los electores es también por medios nuevos, pues si le hubieran hecho caso a los viejos la victoria de Andrés Manuel López Obrador no habría sido lo arrolladora que fue.
En una carta por los 25 años de El Sur, que se cumplieron el pasado 3 de mayo pasado, y advirtiendo de los riesgos de que las finanzas del periódico dependieran en una alta proporción de la publicidad gubernamental, escribí: "No queremos llegar al punto de someternos a las presiones oficiosas o de incurrir en la autocensura para sostener a nuestra empresa a cambio de perder la credibilidad y la confianza de nuestros lectores. El Sur debe seguir siendo sostenido por sus lectores, los socios viejos y nuevos que en ningún momento han exigido dividendos, y por trabajadores profesionales y honestos y conscientes de que no están aquí solamente por tener empleo… No hay futuro sin independencia editorial. Tampoco lo hay sin una planta laboral comprometida con un periodismo crítico y de calidad".
Por eso, como lo hicimos con los trabajadores en reuniones internas, apelamos ahora públicamente a la solidaridad de nuestros lectores para mantener la comunidad de intereses que ha permitido la existencia de este periódico, contra viento y marea.

Juan Angulo Osorio
Director general
Enviado desde mi Huawei de Telcel.