2 de octubre del 68 por supuesto que es imposible olvidarlo

Roberto Benavides González
Tantas cosas, tantos análisis se han dicho sobre el Movimiento estudiantil popular del 68, por lo que al parecer nada nuevo es posible decir. Yo mismo desde el 2 de octubre de 1969 he realizado crónicas, volantes de denuncia, conferencias, mesas redondas sobre este trascendente movimiento social. Hoy a 50 años de distancia esta más presente que nunca en la vida política mexicana.
50 años -se pueden condensar en un día- pareciera ser que en tantos años poco ha cambiado nuestra sociedad, hoy con el Triunfo de MORENA y AMLO pareciera ser que las cosas pueden cambiar.
Por supuesto que recuerdo muy bien aquel 2 de octubre del 68. En Monterrey los Universitarios y Universitarias estábamos en Huelga solidaria con el Movimiento, en todas las Escuelas y Facultades de la entonces UNL. Ese día también realizamos aquí una marcha y un Mitin frente al palacio de Gobierno. (si mal no recuerdo, fui uno de los varios oradores del evento).
Mi hermano Eduardo y Yo -él estudiaba sicología y Yo Derecho- laborábamos en Teléfonos de México -en centrales automáticas- teníamos turno nocturno de 11 de la noche a las 6 de la mañana. Cuando llegamos esa noche, nuestras Compañeras operadoras de Larga Distancia nos informaron que las Operadoras del D.F. les decían “que en Tlatelolco había habido muchos heridos y muertos, que se decía de un enfrentamiento entre los Soldados y los Estudiantes”. Esta fue la primera noticia que tuvimos de la masacre, llamamos a nuestros Compañeros de la UNAM pero no logramos tener comunicación.
Aquí en Monterrey como en todo el País, el Movimiento fue dirigido y alentado por grupos estudiantiles politizados, activistas formados en organizaciones políticas de Izquierda, generalmente con estructuras orgánicas clandestinas o semiclandestinas, con arraigadas convicciones justicieras -un tanto utópicas-, eso si con principios morales a toda prueba, con vocación de héroes, que devenía del estudio y admiración de grandes hombres y mujeres, de heroicas luchas de los pueblos contra la opresión y la miseria.
Con una formación teórica abrevada en los manuales del Marxismo Soviético, en las lecturas de Máximo Gorki -La Madre-, en las meticulosas discusiones del -Manifiesto Comunista-, de Trabajo Asalariado y Capital, (pequeña pero ilustrativa obra de C.  Marx escrito para los Obreros), del estrategico -Que Hacer- de Lenin, del Proletariado sin Cabeza del inolvidable Pepe Revueltas.
Vivimos también la influencia determinante de la Revolución Cubana y obvio de sus líderes Fidel, el Che Guevara, Camilo. Con la sorpresa y espectacularidad de los golpes de los Tupamaros Uruguayos, con las noticias de Carlos Marighella y su Guerrilla en Brasil, con las acciones de los Panteras Negras Norteamericanos, con las canciones de Violeta Parra, de los Beattles, con -hay Carmela y el quinto regimiento- de la Guerra Civil Española, -en discos de pasta super rayados-. En fin, fuimos una generación -sui generis- enfrentados a un Sistema Político cerrado, autoritario y represor.
Las Noticias que teníamos del Sistema Político Mexicano eran todas negativas. Había reprimido a Los Ferrocarrileros, a los Maestr@s, a los Telefonistas los años del 1958/59, a los Médicos Residentes e internos en 1964, asesinaron a Rubén Jaramillo en 1965. Para nosotr@s no era extraño que el Régimen utilizara la violencia. Por lo que para buena parte de la Vanguardia estudiantil el asunto estaba suficientemente claro, se trataba de DERROCAR AL GOBIERNO E INSTAURAR UN SISTEMA SOCIALISTA, EL QUE TEORICAMENTE PODÍA REALIZAR LA JUSTICIA Y LA IGUALDAD PARA LAS MAYORIAS.
A casi nadie se le ocurría plantear que el camino podía ser -La Democratización del Sistema- esto estaba muy alejado de nuestra perspectiva. La discusión se centraba en las VIAS DE LA REVOLUCIÓN. 1.- la lucha Armada al estilo de la Revolución Cubana o, 2.- la Guerra Popular Prolongada estilo la Revolución China o, 3.- la Revolución Democrática y Popular como planteaban otros. Estas y otras fueron las grandes líneas teóricas en torno de las cuales -la Vanguardia estudiantil debatíamos-. Vino entonces la terrible realidad. El 2 de octubre, el 10 de junio, la terrible guerra sucia, las desapariciones forzadas, la represión sin límites, que hizo pedazos las ilusiones, las utopías de muchos, con todo y nuestras “solidas” organizaciones revolucionarias.
Los debates y las acciones posteriores -de está Vanguardia estudiantil- recorrió o recorrimos diversos caminos que más de una vez se entrecruzaron. 1-, El Movimiento Armado en sus diversas manifestaciones o expresiones; la China (guerra popular prolongada, la Cubana -guerra de guerrillas) que dejo una larga lista de Compañeros y Compañeras asesinad@s, desaparecid@s, detenid@s. 2.-El trabajo cotidiano y gris de organizar a las y los Trabajador@s, a los Campesin@s, a los Pobres de las Ciudades que también dejo una larga secuela, desde Despidos ilegales y arbitrarios, la represión violenta como a los Ferrocarrileros vallejistas el 10 de marzo de 1972. (dos Jóvenes Ferrocas y un estudiante preparatoriano asesinados y decenas de heridos de bala). Crimen como tantos otros aun impune.
Como sabemos; el movimiento Estudiantil del 68, sus demandas, sus movilizaciones, sus liderazgos, tal vez sin proponérselo, alentaron los diversos movimientos de los años posteriores. El Movimiento Armado fue salvajemente reprimido, su declive y fracaso fueron inexorables. Paulatinamente se fue consolidando la lucha por Democratizar el Sistema Político, si bien las elecciones han sido históricamente manipuladas, el régimen fue forzado por múltiples presiones a caminar en el sentido de ir democratizando los procesos electorales, así fue perdiendo espacios, obligado a reformar leyes para hacer un sistema electoral más confiable.
Hoy a 50 años del histórico Movimiento de 1968, puedo afirmar que nuestra generación ha sido la generación de la transición, nos ha tocado vivir una larga, larguísima travesía, vivir un periodo de incertidumbre e inestabilidad, sin embargo hemos sido una generación de hombres y mujeres que nunca claudicamos, que nos hemos realizado en esta larga lucha, es posible que proyectos personales de vida hayan tenido fracasos, sin embargo somos una generación de seres humanos realizados y felices.
Finalmente estimo que el Triunfo de MORENA y AMLO en las elecciones recientes del 1 de julio no sería entendible, ni comprensible, ni explicable sin hacer necesaria referencia al Movimiento estudiantil de 1968.xxx Trasfondo informativo. También en www.facebook.com/trasfondoinformativo y en @trasfondoin