Vandalizan normalistas de Ayotzinapa las instalaciones del 27 Batallón de Infantería en Iguala

Baldemar Gómez  Roque

Chilpancingo, Gro., a 20 de septiembre de 2018.-Estudiantes de la Normal de Ayotzinapa y padres de los 43, una forma de protestar, fue vandalizando las instalaciones del 27 Batallón de Infantería en Iguala como parte de sus acciones a cuatro años de los hechos trágicos en ese municipio; en donde lanzaron bombas molotov y petardos contra las cuartel militar  de Infantería en Iguala.

Primero dieron su mitin político frente a las instalaciones del 27 Batallón de Infantería en Iguala y posteriormente  vandalizaron al lanzar varios petardos,  además realizaron  pintas y arrojaron  piedras contra la fachada de dichas instalaciones, en el marco de actividades de su plan de acción para exigir la presentación con vida de sus 43 compañeros desaparecidos, así como castigo a los responsables de la tragedia de Iguala, cosas que el gobierno federal les ha dicho en repetidas ocasiones que sus hijos fueron incinerados en el basurero de Cocula.

El contingente  aglutinó  entre unas 300 personas, entre padres de los 43 y normalistas,  el cual arribaron  aproximadamente a las 13:00 horas;  los estudiantes  lanzaron piedras, cohetes y bombas molotov, lo que provocó que parte de la puerta del Batallón se incendiara, luego de llevar a cabo estas acciones, los padres y los normalistas se movilizaron con destino al sur de Iguala, por donde se encuentra el Palacio de Justicia, ante lo cual los trabajadores, por igual  fueron evacuados de manera preventiva.

La protesta en el Batallón es para acusarlos de su participación en los hechos de Iguala la noche del 26 de septiembre y para exigir a las autoridades que los soldados sean investigados como planteó el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

Todos los jóvenes participaron  con los rostros cubiertos, en el cual  quemaron un cajero automático de Banjercito ubicado a un costado de la entrada principal a las instalaciones militares que permanecieron cerradas; todo en repudio contra el ejército mexicano; los elementos del ejército se mantuvieron a  la altura, al mostrar su educación militaran a comparación de los estudiantes que vandalizaron  su cuartel, concluyó.