La Pintada, ejemplo de fuerza, valor y espíritu de desarrollo comunitario en Guerrero. A más de cinco años de la tragedia, el gobierno federal, fundaciones y la población coordinaron esfuerzos para tener “La Nueva Pintada”.

Baldemar Gómez  Roque

Atyoyac de Álvarez Gro; 24 se septiembre de 2018.-La comunidad de La Pintada,  enclavada en el municipio de Atoyac de Álvarez, es un ejemplo de fuerza, valor y espíritu de  desarrollo comunitario entre población, gobierno y fundaciones.

En la cual se sabe que la noche del 15 y madrugada del 16 de septiembre del año 2013, las fuertes lluvias de la tormenta tropical "Manuel" provocaron la destrucción de La Pintada, dejando como saldo  76 víctimas mortales, 71 de ellos pobladores y cinco elementos de la Policía Federal que fallecieron en los trabajos de rescate.

A  más de cinco años de la tragedia, el gobierno federal, diversas fundaciones y la población coordinaron  esfuerzos para tener "La Nueva Pintada",  con la construcción de 210 viviendas, calles  y vialidades,  un comedor comunitario y refugio para 100 personas, talleres tortillería panadería,  peluquería, un  centro cafetalero,  la construcción del  parque  Los naranjos dedicado a la gente fallecida

La construcción de una escuela primaria, una secundaria, bachillerato, una unidad satelital, una cancha de futbol, una iglesia, un centro de salud, una  piscina y otros beneficios que hoy permanecen y  disfrutan las familias de esa localidad. 

 Laura Espinoza Adame,  testificó que  a cinco años de la tragedia su vivienda está en perfecto estado, con todos los servicios, "agradecida con el gobierno por darnos esta vivienda", que consta de una cocina, una sala, tres recamaras, un baño y un pasillo.

 Fructuoso Núñez Moreno, comisario de La Pintada, manifestó que se han organizado para que todos los beneficios entregados se continúen conservando, "las viviendas, centro de salud y escuelas están muy bien pero debemos organizarnos para que continúen en buenas condiciones".

 La Señora, Natalia Márquez Rojas, afirmó que a cinco años de la tragedia, su vivienda está en excelentes condiciones, "le damos gracias al señor, Enrique Peña Nieto que nos ayudó con las casas, porque si no hubiera sido por él, estuviera viviendo debajo de un puente".

María Eugenia Godínez Bautista, sonriendo, mostró su   satisfacción por tener una vivienda, "ya tenemos un hogar donde vivir, agradecemos que nos hayan ayudando, que diosito los cuide donde quiera que se encuentren", señaló.

Don Francisco Javier Romero, dio a conocer  que las viviendas están en buenas condiciones, "únicamente requieren su pintadita", se tiene una escuela de preescolar, primaria, secundaria y bachillerato, entre otros beneficios.  Nunca abandonemos nuestro despertar, por más difíciles que parezcan nuestros  sueños, concluyó.