La agenda de Astudillo en Chicago


Miguel Ángel Arrieta

Chicago, Illinois.- Independientemente del sentido social que indica la agenda a seguir hoy por el Gobernador Héctor Astudillo en esta ciudad, la visita del mandatario se registra en un cruce de circunstancias que le imprimen un carácter multidireccional a la presencia del gobernante en la megalópolis con mayor población guerrerense después de Acapulco.
Aunque la relación Astudillo-migrantes es una vieja ecuación explorada desde hace poco más de dos décadas de mantener comunicación con organizaciones de paisanos radicados en la urbe dominante del medio oeste americano, el elemento central de esta gira se localiza en que el gobernador sostendrá encuentros con las dos asociaciones más importantes de guerrerenses en el extranjero: la Federación de Guerrerenses de Illinois y Clubes Unidos Guerrerenses, en medio de una transición política inédita para México que mantiene a los migrantes en amplia incertidumbre.
Aquí se tienen detectados aproximadamente 165 clubes de guerrerenses integrados para financiar desde el extranjero obras de beneficio colectivo en sus comunidades de origen,  entre otros objetivos, lo que da una idea de la capacidad de organización alcanzada por los paisanos para establecer condiciones de gobernabilidad en cientos de poblaciones de zonas rurales y serranas de Guerrero.
De hecho, al igual que los guerrerenses, operan otros cientos de clubes de mexicanos originarios de casi todas entidades mexicanas.
De ahí que Chicago sea considerada la capital política de México en el extranjero, aun cuando el Condado de Los Ángeles, California, registra la mayor población de mexicanos radicados en USA.
En realidad, en esta ciudad es en donde han surgido las mayores movilizaciones sociopolíticas que han modificado el activismo político de los migrantes en la unión americana.Chicago es pionera en formación de organizaciones de mexicanos e impulsora de propuestas legislativas para lograr  reformas migratorias en Estados Unidos.
Obviamente, el mayor impacto reflejado en Guerrero por este activismo madurado en los  últimos 18 años, radica, de acuerdo a estadísticas del Banco de México, en el descomunal aumento logrado por los ingresos por  remesas de  dólares enviados desde estas latitudes.
El flujo de remesas enviadas por migrantes radicados en la Unión americana ocupa el tercer lugar en las principales líneas de ingreso económico a nuestro país. Superadas solo por las exportaciones de la industria automotriz y las ganancias de la comercialización petrolera. Y la clave de este incremento es que no se trata únicamente de envíos de dinero para el sostenimiento familiar; a partir del 2005 el 17 por ciento de las remesas de dólares se ha reorientado al financiamiento de obras de beneficio social e inversiones en proyectos productivos.
En este contexto, el encuentro de Héctor Astudillo con migrantes este fin de semana plantea tres mensajes entre líneas:
1.- En la vorágine de declaraciones oficiales emitidas en lo que va de la transición federal PRI-Morena, ningún gobernador mexicano ha dado el paso para replantear la relación estado-migrantes en los tiempos políticos por venir. No se trata de trazar una ruta de reconciliación con la población migrante que votó en un 80 por ciento a favor de López Obrador, sino de reestructurar una agenda que permita mayor inclusión de los paisanos en las decisiones de gobierno de su entidad y su municipio.
Astudillo está ubicado como pionero en la búsqueda del voto mexicano en el exterior, lo que logró siendo Senador, e impulsó en la legislatura guerrerense la creación de la figura del diputado migrante pero el PRD la envió a la congeladora cuando era mayoría en el Congreso local.
2.- El involucramiento de los migrantes en proyectos económicos en el estado es irreversible y desde abril del 2016 se trabaja una reglamentación para ofrecer a los paisanos opciones de negocios a través del Instituyo Estatal del Emprendedor. Al iniciar la segunda mitad de su periodo sexenal, Astudillo Flores podría estar capitalizando la participación de migrantes en inversiones.
Si Astudillo fortalece la triada economía-migrantes-estado, lo que resulte puede traducirse en las líneas de equilibrio social y crecimiento económico necesarias en amplias zonas de la entidad.
3.- En febrero del 2017, el Cónsul General de México en Chicago, Carlos Jiménez Macías, declaró que la comunidad migrante guerrerense ocupaba ya en la región del medio oeste americano, el segundo sitio de población mexicana en términos demográficos, y de participación social, por encima de Zacatecas, Guanajuato y Jalisco, otrora primeros exportadores de mano de obra hacia USA.
El dato plantea la necesidad de instalar en los hechos el tema migrante como un objetivo de transversalidad que le otorgue mayor presupuesto y presencia política en el organigrama estatal: de esta decisión depende el tamaño de los resultados que proyecte la relación estado-migrantes.
Después de todo, el Gobernador Astudillo impulsó esta definición desde espacios legislativos, por lo que el punto será parte de la agenda que hoy desarrollará aquí.xxx Trasfondo informativo. También en www.facebook.com/trasfondoinformativo y en @trasfondoin