Trabajadores de salud exigen justicia por la muerte de enfermera asesinada en Chilpancingo

Baldemar Gómez  Roque
Chilpancingo, Gro., a 16 de agosto de 2018.-Trabajadores  Secretaría de Salud, exigen  justicia para la familia de Adriana, argumentando que "en la capital  del  Guerrero, la muerte no tiene género ni clase social, igual puede ser asesinada una profesionista como o un simple albañil", recriminaron que la violencia sigue y  las autoridades de los tres niveles durmiendo en sus laureles.
En conferencia de prensa, el Hilario Zuñiga,  señaló que la doctora Adriana era la pilar de su familia y para sostenerla trabajaba tanto en el ISSSTE como el centro de salud ubicada en la Alameda central, misma que era  una mujer luchona que  siempre le gustaba trabajar,  fue  una mujer ejemplar que dejo huella.
El galeno señaló que lo que ha circulado en las redes sociales, sobre que la doctora deja a un hijo huérfano de 11 años porque también su papá fue asesinado, dijo, "es mentira porque su compañera siempre afirmó que era madre soltera y en ningún momento su hijo estaba en los hechos de ayer, además que la familia ha pedido privacidad", recalco Hilario Zuñiga.
Por eso pidieron a las autoridades justicia por el asesinato de su compañera Adriana, y que el sindicato de salud, así como el gobierno del estado  tiene la obligación de  garantizar  seguridad en sus centros de trabajo y a toda la población en general, siempre velar  por la sociedad, eso les ha faltado a los  tres niveles de gobierno.
 Dijo que la familia de Adriana demandó que les cumplan con el seguro social, y el seguro de vida y todas las garantías establecidas en la ley laboral.
La enfermera Adriana Salgado de 42 años de edad, era el sustento económico de su familia; ayer por la noche una pistola le quito  la vida en el andador Zapata, eso debido al  contexto de violencia que se vive en la capital de Guerrero y que las autoridades durmiendo, se hacen como tío tolo, "el dormido".
Adriana Salgado deja huérfanos a tres hijos, ya que fue asesinada cuando salía de su trabajo con rumbo a su casa en la colonia Anáhuac; donde unos hombres armados presenciaron una persecución en el centro de Chilpancingo.
"Hoy sus compañeros de la Secretaría de Salud, exigimos justicia para la familia de Adriana, argumentando que "en la capital de Guerrero, la muerte no tiene género ni clase social, igual puede ser asesinada una profesionista como o un simple albañil, concluyó.