Castigos a los culpables, exigen trabajadores de salud, dijeron durante el acto fúnebre de su compañera

Baldemar Gómez Roque

Chilpancingo, Gro., a 17 de agosto de 2018.- Familiares, amigos y compañeros de trabajo de la secretaria de salud, dieron el último adiós a Adriana Salgado, la enfermera asesinada en medio de un tiroteo registrado la noche del miércoles en pleno centro de la capital de Guerrero.

El cuerpo de la enfermera fue velado la noche de ayer jueves y esta tarde, el cortejo fue llevado a la clínica ubicada en la alameda central donde ella laboraba, donde se realizó una misa en su honor.

Ahí la despidieron sus compañeros de trabajo, entre llantos, música de mariachis y palabras de ánimo para la familia, donde la recordaron como una enfermera solidaria y preocupada por los problemas de violencia que vive la ciudad, y demandaron a las autoridades que se investigue y se castigue a los responsables de este crimen.

El cuerpo fue recibido antes de la 13 hora, por grupos musicales, pétalos de rosa y confeti que le arrojaron a la llegada y al paso del ataúd con sus restos en el interior de las instalaciones, donde los trabajadores rezaron un rosario por su eterno descanso, los llantos no se hicieron esperar.

Al ser entrevistada, una de las compañeras de trabajo de la víctima, informó que tenía un horario de 2 a 9 de la noche y que el día que la mataron en el fuego cruzado apenas había terminado su jornada laboral cuando fue asesinada a una cuadra de su centro de trabajo, una tristeza para la sociedad.

Después de estar un rato, cuerpo fue trasladado a la iglesia de la Asunción de María en el Zócalo de Chilpancingo donde se oficiará una misa, y posteriormente fue llevada a donde va ser su eterno descanso

Por su parte la secretaria general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA) sección 36 en el estado, la priista Beatriz Vélez Núñez reconoció que existe inseguridad en el estado, pero dijo que el resguardo de policías en los hospitales como lo han pedido un grupo de médicos, está fuera de la ley y, para exitista una vigilancia permanente se debe modificar la ley.

Por ultimo reconoció que además se presentan situaciones de inseguridad en el municipio de Zitlala, en la Montaña Baja; en municipios de la Tierra Caliente; y en el municipio de La Unión, en la Costa Grande, en donde el personal se fue debido a la violencia que se ha presentado, no sólo en Guerrero, sino en el resto del país.