viernes, 13 de julio de 2018

Se llevó a cabo la clausura de la generación 2014-2018 de la normal de Ayotzinapa, 43 estudiantes jamás respondieron presente, debidos que fueron desparecidos por un gobierno corrupto, denunciaron

Baldemar Gómez Roque

Chilpancingo, Guerrero, 13 de julio de 2018. Se llevó a cabo la clausura de la generación 2014-2018 de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa "26 de septiembre, 3 semillas, 43 esperanzas", alumnos de lucha que sobrevivieron de los hechos de Iguala el 26 de septiembre del 2014.

Con lágrimas de los presentes, se realizó al acto de clausura de la generación 2014-2018 de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, mismo en el cual se exigió justicia y castigo a los culpables de la desaparición de los 43 normalista.

Sin que alguien les sirviera de padrino de generación ni la presencia de los padres y madres de familia de los 43 normalistas desaparecidos, solo 42 estudiantes concluyen sus estudios de nivel licenciatura educación primaria y licenciaturas en intercultural bilingüe y están listo para enfrentar a la cruda realidad del estado de Guerrero, en donde el crimen organizado ha penetrado en todas las esferas de gobiernos.

Al hacer el último pase de lista hicieron falta Julio César Mondragón Fontes, Julio César Ramírez y Daniel Solís, asesinados la noche del 26 de septiembre, así como Aldo Gutiérrez Solano, quien permanece en coma tras recibir un balazo en la cabeza, y los 41 desaparecidos.

Esta generación como fecha plasmada del "26 de septiembre, tres semillas, 43 esperanzas", en alusión a la fecha en la que policías municipales de Iguala y un grupo armado del crimen organizado atacaron a los normalistas cuando sustrajeron autobuses de la terminal Estrella de Oro en Iguala, a sus compañeros asesinados y a los desaparecidos.

En sus intervenciones del acto protocolario se exhortó a los egresados a ser profesionales responsables y no olvidarse de la trágica noche en Iguala para que llegue la justicia.

Al hacer uso de la palabra Octavio Castillo, normalista egresado que dirigió las palabras de agradecimiento, llamó a sus compañeros a no olvidarse de los caídos, y afirmó que su generación termina sus estudios con sentimientos encontrados, mismo que se enorgullecen por alcanzar una meta, y por otro se entristecen por la falta de sus compañeros, "nos faltan 43".

 La generación 2014-2018 portaron un traje de saco y corbata en color azul, y fue apadrinada por los maestros de la escuela, encabezados por el director Víctor Fernando Díaz y el dirigente de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero, Arcángel Ramírez Perulero.

Por último, antes de la clausura se realizó una misa en la iglesia del Santuario en Tixtla, donde se presentó la escultura de una tortuga con una placa con los nombres de los normalistas asesinados, Julio César Mondragón, Julio César Ramírez y Daniel Solís, así como de Aldo Gutiérrez quien a la fecha permanece en coma a consecuencia de los ataques ocurridos el 26 y 27 de septiembre de 2014, un hecho que quedara para la historia de México,  y del mundo sin olvidar al  estado de  Guerrero, concluyó.