Rechazan coordinaciones estatales por centralizar poder

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Chilpancingo, Gro., julio 18 de 2018 (IRZA).- Integrantes de "Plataforma 80-20", de filiación priista, se pronunciaron en contra de las coordinaciones estatales en sustitución de las delegaciones federales, que anunció el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.
Mediante un posicionamiento político, indicaron que esta medida tiene como objetivo "el cambio de los convenios de coordinación fiscal", por medio de los cuales el gobierno federal destina partidas presupuestales a los estados.
Los integrantes de esta organización encabezados por Dositeo Javier Hernández, señalaron que la desaparición de las delegaciones federales busca "centralizar el poder", lo que constituye una violación "a la autonomía estatal y municipal".
"El apabullamiento en los hechos de la república representativa, democrática y federal" de López Obrador, dijeron, viola los artículos 40, 41, 115, 116 y 134 de la Constitución General del país.
También se pronunciaron en contra de la reforma que anunció el presidente electo para eliminar el fuero para los servidores públicos de alto rango y criticaron la posibilidad de que se someta a consulta pública la continuidad de las reformas estructurales.
Reconocieron que "ha habido un mal uso" de la "declaración de procedencia", también conocida como fuero, por parte algunos funcionarios, pero insistieron en que "eso no justifica su desaparición para los legisladores".
Coincidieron en que el artículo 61 de la Constitución Federal establece que los diputados y senadores "son inviolables por las opiniones que manifiesten en el desempeño en sus cargos".
Su desaparición, añadieron, podría generar una "persecución política" en contra de quien piense distinto a López Obrador, además de que violan los artículos 108, 109, 110 y 111 de la Constitución General de la República.
La Plataforma 80-20 también se opuso a las consultas públicas que López Obrador anunció para someter a la voluntad popular las decisiones de gobierno, entre ellas las reformas estructurales, las políticas públicas y los ordenamientos.
"Es un claro ejemplo de socavamiento de la democracia representativa, del Congreso de la Unión, lo cual hace negatoria en la realidad la división de poderes, al restarle facultades constitucionales al poder legislativo elegido en procesos electorales", expusieron.
"Entendemos el enojo y el deseo de cambio ciudadano, de hecho lo aceptamos, pero no (admitimos) a un electorado dispuesto a darle a un presidente el mayor poder que ha tenido un político en décadas, sino a establecerle contrapesos y mecanismos de rendición de cuentas para que ya no haya más abusos", establecieron. (www.agenciairza.com)