Guerrero se mantiene como el tercer estado con mayor actividad sísmica del país

Baldemar Gómez Roque

Chilpancingo, Gro., 31 de julio de 2018.- Guerrero, es considerado de los estados con mayor actividad sísmica, en la república mexicana, mismo al registrar más de 710 movimiento telúrico por dejado de las entidades de Oaxaca y Chiapas, informó Marco Cesar Mayares Salvador titular de la secretaria de protección civil del estado.

Al ser entrevistado, dijo que el estado de Guerrero se mantiene como la tercera entidad del país con mayor actividad sísmica, al registrar mil 710 movimientos telúricos en lo que va del año, por debajo de las entidades de Oaxaca y Chiapas, informó la Secretaría de Protección Civil Estatal.

Tan solo durante el mes de julio, en el territorio estatal se registraron 269 sismos de variada intensidad, los cuales en su mayoría fueron imperceptibles por la población, debido a su baja magnitud.

La Costa Chica es la región con mayor actividad, donde a la fecha se han generado 844 movimientos telúricos, lo que representa el 49.36 por ciento del total que se han presentado en el estado de Guerrero, seguido por la Costa Grande con 549, Tierra Caliente con 128, Acapulco con 103, Centro con 43, Norte con 28 y Montaña con 15 sismos.

Con base en las estadísticas de la Secretaría de Protección Civil Guerrero, a nivel nacional se cuenta con el registro de 19 mil 501 sismos en lo que va del año.

Por lo anterior, Mayares Salvador recomienda a la población permanecer atentos ante la eventualidad de un sismo, mantener informados con fuentes oficiales, no hacer caso de falsos rumores y reportar cualquier incidencia al número de emergencias 911. 

También actualizar el plan familiar de protección civil, en el que se incluya la ubicación de zonas de alto riesgo, lugares seguros, rutas de evacuación y el refugio temporal más cercano a su vivienda, escuela o centro de trabajo.   

Es importante fomentar la realización de simulacros de sismos en escuelas y centros de trabajo, como medida preventiva para evaluar los tiempos de reacción de la población ante el registro de un fenómeno natural de esta magnitud, concluyó.