miércoles, 20 de junio de 2018

Toman maestros cetegistas oficinas alternas de la SEG



 

Chilpancingo, Gro., junio 20 de 2018 (IRZA).- Integrantes de la Delegación disidente D-III-16(02) de las oficinas centrales de la Secretaría de Educación en Guerrero (SEG), tomaron oficinas alternas de la dependencia en demanda de que se aceleren los trabajos de reconstrucción de las instalaciones del ex Ineban que están en desuso desde hace más de 3 años.

Los afiliados a la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), realizaron esta acción poco después de las 10:00 horas de este miércoles en las oficinas de la Jefatura del Sector Preescolar 01 y el Departamento de Profesiones y Servicio Social, ubicadas la calle Colón, en el centro de la ciudad.

Posteriormente cerraron las oficinas del Departamento de Educación a Distancia en la avenida Alemán y, finalmente, en el andador Zapata, las del Departamento de Educación Especial. En todas estas oficinas alternas de la SEG el personal fue desalojado.

Desde hace más de 3 años las oficinas centrales –en el edificio del ex Ineban- fueron desalojadas a consecuencia de las lluvias provocadas por el huracán Ingrid y la tormenta Manuel, además de que presentaron fallas en sus estructuras después de los sismos del año pasado.

Los trabajadores de esas oficinas han exigido su reconstrucción, y este miércoles se pronunciaron por "no más renta de áreas alternas", porque acusaron que sólo es un negocio para los funcionarios de la SEG.

Señalaron que esos recursos que mensualmente destina la SEG para la renta de oficinas alternas, "se usan para desviarlos a las campañas, no queremos más funcionarios ratas que hagan mal uso de los recursos: ¡reconstrucción ya!", se leía en cartulinas que colocaron en las oficinas que tomaron y desalojaron.

Desde hace dos meses la SEG ha informado a los trabajadores que en julio próximo se iniciarán los trabajos de demolición de esas oficinas centrales, en el edificio del ex Ineban.

Tan sólo para la demolición de esas oficinas se necesitan 4 millones de pesos y para la reconstrucción, tentativamente, un presupuesto de cuando menos otros 40 millones de pesos, que se tienen que gestionar para el presupuesto del 2019.