domingo, 10 de junio de 2018

Marchan católicos por la paz en Chilpancingo



Chilpancingo, Gro., junio 10 del 2018 (IRZA).- Unos 800 católicos realizaron una marcha en silencio para pedir por la paz en esta ciudad que amaneció con el asesinato de una joven de unos 20 años de edad.

A iniciativa de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, se convocó a los feligreses a participar en esta actividad este domingo por la mañana. Fueron unas mil personas las que se concentraron en el monumento a Las Banderas, al sur de esta ciudad, a unos 200 metros de donde fue privada de la vida a balazos la joven.

Los manifestantes llegaron en su mayoría vestidos de blanco y portando pancartas y globos para pedir por la paz en esta capital. "¡Que haya justicia, amor y libertad!", decía la cartulina que portaba una señora y enfrente, justo en la escalinata debajo del monumento a Benito Juárez, dos personas portaban una lona que decía: "Todos unidos por el dolor que sufrimos, pedimos y construimos la paz con misericordia".

En este lugar hicieron cantos y alabanzas católicas que eran dirigidas por un sacerdote y una monja, quienes alentaban a los presentes para que se unieran en esta concentración por la paz en la ciudad.

El sacerdote Antonio Estrada Figueroa explicó que se trataba de una marcha de paz silenciosa. "Vamos a ir en silencio haciendo oración, porque somos católicos y sabemos que si hacemos oración, Dios hará milagros", dijo.

Abundó que la marcha era para pedir paz a Dios, "pero antes debemos de pedir perdón nosotros, porque el pueblo se ha olvidado de Dios y creemos que somos autosuficientes, pero no lo somos".

"Nacimos para vivir en comunión y en convivencia, no pedimos nada en contra de alguien, solamente pedimos paz, queremos armonía y debemos de tenerla nosotros en nuestro interior, en nuestra familia, con nuestros vecinos; debemos ser capaces de brindar palabras de aliento y de amor", añadió.

La monja sostuvo que en el país y en Guerrero "hemos perdido vidas, hemos perdidos seres queridos, pero tenemos que aplicar lo que Jesús nos enseñó: a perdonar. Esta marcha es para decir que no estamos solos, estamos unidos, unidos en el dolor, pero sobre todo unidos en la esperanza".

Luego se dirigieron hasta la Plaza Cívica, donde concluyeron su manifestación, en la que iban en su mayoría niños que están en prácticas de catecismo.

Paradójicamente, la capital amaneció con dos personas asesinadas, un varón en la colonia del PRD y la joven de unos 20 años a la que bajaron de un auto y asesinaron a tiros frente al monumento Unidos por Guerrero.