¿Gaspar, del gozo al pozo?

El voyerista
Por Alfredo Guzmán

Y cuando la fiesta estaba en su apogeo, que se acaba el chupe.
Ex Magistrados del Tribunal Electoral del estado de Guerrero (TEEG), que fueron agraciados cuando el Partido de la Revolución Democrática (PRD) era gobierno, se encuentran buscando la forma de burlar la ley, para que el Instituto Electoral del estado de Guerrero (IEEG) voltee para otro lado y no sancione al candidato a la presidencia municipal de Chilpancingo, Antonio Gaspar.
Antes, se podía, hoy ya no. La ley marca topes en gastos de campañas. Y en la apertura de campaña de Antonio Gaspar Beltrán se gastó la mitad del presupuesto, acarreando gente hasta de Acapulco, para simular una fuerza inmensa. Y los costos, de ese evento, ya salieron a relucir.
La autoridad electoral, le mostró tarjeta amarilla y de continuar los excesos, sacará boleta roja.
Por eso, el candidato del Frente PAN-PRD-MC en la capital del estado, está impedido a realizar cierre de campaña pública, luego de que implicaría sanción por exceder sus gastos y por ende, la anulación de su candidatura. O sea, no habrá acarreo de gente de Acapulco, para simular fuerza.
El cierre será virtual, por internet. Desde casita, se podrá gritar. Cosas de la modernidad, apa.
Ya no le dicen Honestín, Gandallín, ni Gasparín, simplemente Antonio Gaspar Beltrán. Zas.
• Y a río revuelto, ganancia de…
El regreso a la presidencia municipal de la capital del estado de Guerrero, Marco Antonio Leyva Mena, se encuentra lleno de abrojos.
Y es que en su caminar con garbo, estilo y sabor, ha atropellado intereses, de quienes lo hicieron llegar y luego les mordió la mano, el pie y las orejas, como aquel boxeador, que en un clinch, arrancó media oreja a su contrario.
Sus amigos de ayer y sus enemigos de siempre, se atropellan, por hacerle la vida de cuadritos. El edil, con permiso acudió a las autoridades electorales federales, en reclamo de su retorno, luego de haber pedido un permiso y el TRIFE, ordenó que el Congreso del estado de Guerrero, diera cabida a su reclamo y lo reinstalara.
Los diputados todos, que se encuentran en uno de sus periodos donde sólo la Comisión Permanente, labora y que ya se van, y que están más preocupados por ver el panorama que sigue para seguir vigentes y en su caso acomodarse con los resultados electorales, han respondido a la autoridad, aceptar su solicitud aplicando la ley.
¿Cuál ley?
Pues la misma que les permite establecer que se hará, lo que la autoridad federal, indica, pero con los plazos que los legisladores locales, tienen. No se trata de violar la ley, sino de aplicarla, como a la letra establece.
Y como establece la ley, el Presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local de Guerrero, Héctor Vicario Castrejón, sabedor de lo que implica, desoír una instrucción de una instancia como el TRIFE, convocó ayer jueves a la Comisión correspondiente, a dar a conocer el trámite legislativo del retorno de Marco Leyva y que un grupo de trabajadores, no afines al susodicho, impidieron el acceso a los diputados locales, para hacer valer la legalidad.
En la elaboración del mole para el festejo del retorno de Leyva Mena a la comuna capitalina, para que arregle el desbarajuste institucional y financiero que impida su ingreso al penal, luego de que termine su periodo constitucional, hay muchas manos.
Y esas manos, serán, las que en su momento, allanen el camino al averno, del hijo pródigo de San Mateo, por querer mamar y dar de topes. Al tiempo.
Enviado desde mi Huawei de Telcel.