Exigen que reos peligrosos del Cereso de Acapulco sean enviados a otras cárceles


Bloquearon las principales avenidas…


Acapulco, Gro., Junio 10 del 2018 (IRZA).- Durante varias horas, familiares de presos que se encuentran recluidos en el Centro de Reinserción Social (Cereso) en Acapulco, apoyados por presuntos comerciantes y transportistas, mantuvieron bloqueadas las principales avenidas de esta ciudad y puerto, como medida de presión para que las autoridades lleven a cabo el traslado de varios reos que lideran el llamado Cartel Independiente de Acapulco (CIDA) y que son los responsables de la violencia que se genera al interior de ese penal.

Alrededor de las 12 horas de este domingo, unas 500 personas con pancartas en mano se instalaron sobre ambos sentidos de la costera Miguel Alemán muy cerca de la glorieta de la Diana Cazadora, impidiendo el paso a todo tipo de vehículos.

Lo mismo sucedió sobre la avenida Cuauhtémoc, casi frente al palacio municipal, donde otro grupo de manifestantes incluso colocaron un camión urbano para impedir el paso de vehículos y mantuvieron viva una fogata, mientras que en el carril contrario se instalaron puestos ambulantes y se formó una cadena humana.

A pesar de que en diferentes momentos de este día se registraron fuertes precipitaciones pluviales, los manifestantes se han mantenido firmes con su protesta, pero sin que algún representante o vocero haya manifestado su posicionamiento sobre los bloqueos en dos de las principales avenidas que tiene Acapulco.

De acuerdo con las pancartas que portan varios hombres, mujeres e incluso niños que participaron en los dos bloqueos, se acusa directamente a un reo de nombre Hermilo Blanco Rodríguez, de ser el principal responsable de la violencia y terror que se vive al interior del penal ubicado en la colonia Las Cruces, así como también a los hermanos Javi Daniel y Abner Cervantes Magno, que son identificados como sicarios del Cartel Independiente de Acapulco en el interior de la cárcel, bajo las órdenes de su primo Irving Acevedo Magno, también recluido en ese mismo lugar.

En otras pancartas se señala que "la situación en el Penal de las Cruces es de alto riesgo y en cualquier momento se desatará una nueva matanza, toda vez que el resto de los presos están cansados de los abusos en su contra ante el disimulo de las autoridades estatales y federales".

Cabe destacar que el miércoles pasado, unas 200 personas protestaron afuera del Penal de Acapulco, para exigir la presentación con vida de varios internos que fueron sacados con violencia de sus celdas.

Aunque ninguno de los que participaron en ambos bloqueos aceptó ofrecer declaraciones a los medios de comunicación, sí expresaron en pancartas: "Exigimos una vez más a las autoridades que pongan un alto a los abusos que se cometen dentro de la cárcel en contra de los internos y sus familiares, porque a nosotros también nos cobran por meter comida, por usar las bancas y espacios especiales durante las visitas".

En un comunicado, el gobierno de Guerrero reprobó el bloqueo en la Costera Miguel Alemán y en diferentes avenidas de Acapulco que protagonizan manifestantes, expresando que "los hechos denunciados son falsos e inexistentes".

El vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, señaló que las expresiones de los manifestantes no corresponden a las preocupaciones de los familiares de los internos del CERESO de Las Cruces, e incluso se pudo establecer que se trata de personas ajenas que ignoran por qué se están manifestando.

Indicó que, de acuerdo con los protocolos de revisión de los CERESOS, la Secretaría de Seguridad Pública y la Fiscalía General del Estado confirmaron que no existen internos golpeados, ni desaparecidos o mucho menos privados de la vida, por lo que se infiere que los intereses que motivan a dichos bloqueos en las principales avenidas de Acapulco, "son totalmente ajenos a las preocupaciones de los familiares de las y los internos del Cereso de Las Cruces".

Concluye el comunicado que, desde que se iniciaron los bloqueos, personal de la Secretaría General de Gobierno conminó a los manifestantes para que integraran una comisión que visitara el Centro de Reinserción Social de las Cruces, para que pudieran constatar la salud e integridad de los internos, a lo cual se negaron rotundamente.