Dice MAL que no regresa para pelear, que no le gusta la política de camorra



 

Chilpancingo, Gro., junio 27 del 2018 (IRZA).- Ya de regreso a las funciones de presidente municipal de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena dijo que aún con las diferencias que tiene con el gobernador Héctor Astudillo Flores, viene con la intención de dialogar y  trabajar, porque no viene con el  ánimo de revanchas ni de pleitos, toda vez que  "no me gusta la política camorrera".

Marco Leyva vertió sus declaraciones después de que el diputado Víctor Manuel Martínez Toledo, este miércoles por la tarde, en representación del Congreso local le dio posesión en sus funciones de alcalde, en ausencia de todos sus compañeros priistas de la Comuna, como los dos síndicos y regidores.

Leyva Mena comentó que le apetece que en lo sucesivo puedan salir con acuerdos, convicciones democráticas, de tolerancias, de diálogo, de respeto "y sin duda alguna el gobernador tendrá todo mi respeto" y que lo mismo espera hacia su persona.

El ahora nuevamente alcalde de Chilpancingo sostuvo que está preparado para enfrentar una lucha de carácter jurídico y para un acuerdo político por un presunto juicio de revocación de mandato en su contra por presuntos desvíos de recursos financieros del Ayuntamiento.

Marco Leyva dijo que el presidente municipal de Chilpancingo está obligado a llevarse bien con el gobernador, en este caso con el mandatario Héctor Astudillo.

 "Tenemos que cohabitar como gentes responsables, prudentes, sensatos y que de alguna manera tenemos que acordar con él, y mi interés siempre ha sido permanente para buscar un diálogo y llegar a acuerdos", expresó.

Leyva Mena dijo que, si estuviera preocupado por el presunto desvío de recursos millonarios, como lo manifiestan, "no estaría de frente al pueblo" y agregó que está dispuesto a abrir una convocatoria para explicar todas las dudas sobre el famoso desvío de recursos.

Cuestionado sobre si votaría por los candidatos del Partido Movimiento de Regeneración Nacional, Leyva Mena, asintió con una sonrisa.