jueves, 10 de mayo de 2018

Es, “una afrenta directa a las instituciones", afirmó el subsecretario de la Defensa Nacional, Roble Arturo Granados Gallardo

Baldemar  Gómez Roque

Chilpancingo, Gro., 10 de mayo 2018.- La muerte de tres militares durante una emboscada en Tierra Caliente es "una afrenta directa a las instituciones", afirmó el subsecretario de la Defensa Nacional, Roble Arturo Granados Gallardo, durante el homenaje póstumo a los caídos, donde advirtió que actuarán contra los responsables "con la ley en la mano".


Entre honores despidieron en el 27 Batallón de Infantería de Iguala de la Independencias a los tres militares que fueron acribillados hace dos días en Coyuca de Catalán, en una emboscada cuando resguardaban el rancho del candidato a diputado local del PRI Abel Montúfar Mendoza, asesinado un día antes.


 En el homenaje estuvo el gobernador Héctor Astudillo Flores y el subsecretario de la Defensa Nacional, Roble Arturo Granados Gallardo, en representación del secretario Salvador Cienfuegos Zepeda, donde dijo  que se actuará,  "con la ley en la mano e irrestricto respeto a los derechos humanos" y en coordinación con las autoridades para localizar a los responsables "y sufran el castigo que la ley establece".


El subsecretario de la Defensa Nacional, Roble Arturo Granados Gallardo, subrayó a las familias de los militares fallecidos "en el cumplimiento de su deber", en la búsqueda del bienestar de los mexicanos y que fueron víctimas de la delincuencia, que no están solas y que cuentan con todo el respaldo de la Sedena, donde dijo una profunda indignación en las Fuerzas Armadas por el cobarde acto.


"Son personas sin escrúpulos quienes agreden de manera cobarde a quienes sirven con honor a los mexicanos. No podemos ni debemos permitir estas acciones reprobables, que son una afrenta directa a las instituciones nacionales y a todo el Estado Mexicano". Sostuvo que México requiere, hoy más que nunca, de sus Fuerzas Armadas y dijo que se deben redoblar esfuerzos para alcanzar la seguridad que merecen todas las familias mexicanas.


El reconocimiento póstumo se realizó en las instalaciones del 27 batallón de infantería en  Iguala de la Independencia donde se dieron cita representantes federales, el gobernador, Héctor Astudillo Flores e integrantes del gabinete, quienes reconocieron el valor de los elementos castrenses y su indignación por la muerte de 3 militares y 3 que se encuentran en recuperación tras los hechos suscitados el 8 de mayo en Coyuca de Benítez.


Mediante realizaban recorridos para dar con los responsables de la muerte del ex alcalde y candidato del PRI a la diputación local, Abel Montúfar Mendoza, ocurrido horas antes. "Los compañeros de armas fueron agredidos por delincuentes en inmediaciones del poblado de Coyuca de Catalán, en este cobarde acto, tres militares ejemplares, mexicanos entregados a nuestro país perdieron la vida y otros 3 más resultaron heridos, son soldados que murieron haciendo valer su juramento de lealtad y patriotismo", dijo el representante del General Salvador Cienfuegos Zepeda, secretario de la Defensa Nacional.


Refirió que se apoyará a los elementos heridos y que continuarán los trabajos de seguridad en la región Calentana: "Les manifiesto que actuaremos con la ley en la mano y el respeto irrestricto a los derechos fundamentales de las personas para que en coordinación con las autoridades civiles se dé con los responsables para que estos sufran el castigo que la ley  establece", finalizó su mensaje.


Mediante el acto se colocaron los tres féretros en la plaza del 27 Batallón de Infantería, cubiertos con una carpa, arreglos florales y caballetes con las fotografías del Teniente de Infantería, Pedro Chávez González; del Sargento Segundo de Infantería, Patricio García Hernández y del Cabo de Infantería, Jaime Bernal Jiménez.


Al término, se dispararon salvas en honor de los militares caídos, se montó una guardia de honor, mientras la banda de guerra interpretó el toque de silencio, posteriormente el Himno Nacional y se hizo entrega de banderas de México a los familiares, concluyo.