lunes, 28 de mayo de 2018

Depresión, problema de salud que agrava la situación de familiares de desaparecidos



 

Berenice Reyes/IRZA

Chilpancingo, Gro., mayo 28 del 2018 (IRZA).- Entre los 105 casos documentados de desapariciones en el municipio de Chilapa, está el de Reyna Hernández Tianguis, madre de cuatro hijos y quien desde enero enfrenta una aguda crisis psicológica por depresión, pues su marido fue desaparecido.

El director del Centro Regional de Derechos Humanos "José María Morelos y Pavón" (Centro Morelos), Manuel Olivares Hernández, informó que las cifras corresponden a desaparecidos en Chilapa de 2013 a 2017; sin embargo, en este último año -2018- la suma de personas desaparecidas disminuyó en esa región, aumentándose los casos de asesinato.

Sostuvo que después de que se da el caso de desaparición forzada de una persona, la familia de ésta es re victimizada al buscar la atención de las autoridades gubernamentales.

En conferencia de prensa ofrecida en la Red de Derechos 
Humanos, Olivares mencionó que "resulta indignante que no se atienda a los familiares de víctimas desaparecidas desde un punto de vista humano, cuando para eso se creó una Comisión Ejecutiva Estatal de Víctimas en Guerrero, con un presupuesto de 19 millones de pesos".

El médico Raymundo Díaz Taboada, del Colectivo Contra la Tortura, comentó por su parte que es común que los familiares de desaparecidos presenten secuelas de depresión, ansiedad, estrés, tristeza e incertidumbre por la falta de su familiar cercano.

Señaló que la situación de angustia permanente agudiza las enfermedades crónicas y facilita el desarrollo de enfermedades como la diabetes e hipertensión.

Además consideró que el empobrecimiento económico que tienen las familias es otro factor de crisis psicológica. "Entre estas víctimas existe segregación de las familias, discriminación y, en varios casos, la necesidad de desplazarse a otro lugar".

De acuerdo con María Guadalupe Rodríguez Narciso, representante de familiares desaparecidos en Chilpancingo, las cifras en la capital señalan que alrededor de 400 personas han sido desaparecidas en los últimos cinco años.

Destacó que el gobierno estatal no cumple con brindar seguridad a los ciudadanos, no investiga estos casos y no hace nada por apoyar a las familias que enfrentan una situación de desaparición forzada.


El caso de Reyna Hernández

Desde el 2015, Reyna Hernández Tianguis ha iniciado la búsqueda de su esposo Miguel Heredia, a quien por última ocasión se le vio en Chilapa cuando se dirigía a vender productos del campo.

Desde hace unos meses, Reyna ha sido diagnosticada con depresión, ya que al desaparecer su esposo, desapareció también el sustento de su familia.

El mayor de sus hijos tiene apenas ocho años de edad, estudia tercero de primaria y es el apoyo de su madre, su hermano de seis y dos gemelos de cuatro años de edad.

Durante la narración de su historia, Reyna llora, dice que le aflige no tener qué comer y en ocasiones sufrir para poder llevar a su casa tortillas con sal para que se alimenten sus hijos.

Mencionó que debido al estado de salud que reporta, deberá acudir a Chilpancingo tres veces por semana a la Unidad de Atención Psicológica, que es gratuita; sin embargo, requiere 300 pesos tan sólo para sus traslados.

Las organizaciones de Derechos Humanos y de Desaparecidos convocaron a la realización de un foro que se llevará a cabo el próximo 30 de mayo en la Ciudad de México, sobre desaparición de personas denominado "Actualidad y Contexto de una Ley Ausente", en que se espera la presencia del Alto Comisionado de la ONU, Jean Jarab, y estarán presentes representantes de colectivos de desaparecidos en Chihuahua, Sonora, Jalisco, Estado de México y Guerrero, entre otros.