Confirma el obispo Rangel que se ha reunido hasta con 6 grupos criminales, “todos los grupos son amigables”

Baldemar Gómez Roque 


Chilpancingo, Gro., a 14 de mayo de 2018.-El obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, reveló que ha dialogado con integrantes de hasta seis grupos criminales con la intensión de   lograr la paz en los Guerrerense.

Al ser entrevistado, por un medio nacional, dijo "con unos es imposible dialogar, por ejemplo, en el norte del estado, en Taxco, Tetipac, ahí incursionan grupos del Estado de México, de Morelos, ahí no se puede, la parte de Tierra Caliente, parte del Estado de México y parte de Michoacán, con esos grupos yo no he podido conversar, y algunos grupos de Guerrero tampoco han podido hacerlo, pero con los que se puede he abierto esta posibilidad, buscando la paz".

Rangel Mendoza no quiso dar nombre de las bandas del crimen organizado "porque me echan a perder mi trabajo", e indicó que no ha podido acercarse a todos, pues "no todos los grupos delincuenciales son amigables".

Mismo que para generar la paz vale la pena cualquier esfuerzo, reunirse, ya que recordó que las críticas e incluso regaños que ha recibido por sus reuniones con grupos de la delincuencia y dijo no estar de acuerdo, "en que las instituciones, tanto federales como estatales, me estén queriendo involucrar en el crimen, o como dicen ahora, haciéndome bullying".

Aclaró, no estoy de acuerdo, "yo estoy para ayudar, para cooperar". Asimismo  dijo  que no da entrevistas, pero cuando lo hace es "para llamar la atención del gobierno federal" y así volteen a ver a Guerrero, porque "le da pena" que los políticos inviertan más en su imagen pública que en escuelas, hospitales y carreteras para el estado.

 

Por último, aclaró que él no busca pactar con los provocadores de la violencia, sino dialogar, por el bien de las personas". "Donde su tarea ha sido conversar con un grupo, hablar con el otro para que se pongan en paz y evitar asesinatos. Que dialoguen ellos; sin embargo, a lo que voy,  que dejen de asesinar, de levantar personas, secuestrar y, sobre todo, lo que se da mucho en Guerrero, la mutilación de las personas, concluyó.