Al llevarse a cabo el consejo universitario, se exhortó a evitar confrontaciones post-electorales

Baldemar Gómez Roque

Chilpancingo, Gro. 31 de mayo, 2018.- Javier Saldaña Almazán, rector de la UAGro, aseguró que pese al contexto y una serie de dificultades, el proceso electoral de la universidad,  fue ejemplar y ratificó que ahora es momento de reconciliación, "debemos de tener concordancia", dijo.

En el cual  llamó a los directores electos a trabajar sin fomentar discrepancias y les pidió "ser inteligentes" para conformar equipos en sus escuelas, trabajar en unidad y evitar confrontaciones estériles, lo dijo al presidir  la Sesión Extraordinaria, el H. Consejo Universitario.

Durante, la  Sesión Extraordinaria, el H. Consejo Universitario, ratificó los resultados del proceso electoral interno y por unanimidad, se  aprobó un exhorto a directores electos y  ex contendientes, para que eviten cualquier tipo de confrontación post-electoral que afecte la estabilidad de los estudiantes.

Con la asistencia de 172 consejeros universitarios y a propuesta expresa del rector, Javier Saldaña Almazán, el máximo órgano de gobierno aprobó que en caso de haber conflictos post-elección, sea el Tribunal Universitario, la Coordinación de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos y Universitarios quienes intervengan y dictaminen sanciones.

En su intervención,  Saldaña Almazán hizo un llamado de respeto y tolerancia entre universitarios; convocó a los directores electos dejar rencillas y trabajar por la universidad: "yo los convoco a que sean sensibles, que integren a un equipo plural, donde todos estén representados en su justa dimensión y que no afecten a nuestros estudiantes".

Donde el pleno, otorgó un voto de confianza al rector para que con sus facultades, intervenga en la conformación de subdirecciones; en contra parte, Javier Saldaña propuso que una comisión del Consejo Universitario también participe para dar fe y legalidad.

Sobre el proceso de elecciones internas, la Comisión Electoral informó,  que se registraron seis  declinaciones y dos renuncias; que hubo 43 candidaturas de unidad y en 33 escuelas, se registraron dos o  más contendientes. Al término de esta sesión, se entregaron las Actas de Mayoría relativa a los directores electos.

En el caso de  las impugnaciones, la Comisión Electoral informó que con fundamento en la Ley Orgánica de la UAGro y la convocatoria electoral, notificó el fallo a quienes solicitaron este recurso y que su totalidad, resultó improcedente.

Y en  asuntos generales, Javier Saldaña Almazán aseguró que pese al contexto y una serie de dificultades, el proceso electoral de la UAGro fue ejemplar y ratificó que ahora es momento de reconciliación, "debemos de tener concordancia", dijo.

 También llamó a los directores electos a trabajar sin fomentar discrepancias y les pidió "ser inteligentes" para conformar equipos en sus escuelas, trabajar en unidad y evitar confrontaciones estériles.

Por otra parte, el H. Consejo Universitario ratificó por unanimidad  la propuesta del rector de mantener a la máxima casa de estudios en una posición política neutral en el caso de las elecciones externas. "Históricamente la universidad ha sido plural, pero no vamos a comprometernos con ninguna expresión política que afecte nuestras funciones académicas".

Por otra  parte  Javier Saldaña Almazán, estuvo en el aniversario de la Radio Universidad, donde se celebró 36 aniversario, de fundación, en el cual estuvieron presente los periodistas Marcela Turati, John Gibler, y Griselda Triana, viuda de Javier Valdez.

El  evento encabezado por el rector de la UAG, Javier Saldaña Almazán, en las instituciones de la rectoría de la institución en Chilpancingo, Marcela Turati, reflexionó acerca de la situación que viven los periodistas en el país y expresó: "la verdad en estos momentos es peligrosa. La verdad está siendo mortal, tiene un costo muy alto".

 

En tanto, Griselda Triana, viuda del periodista asesinado en mayo pasado, manifestó que es de reconocer que en Guerrero, haya una emisora como Radio UAG que da voz a familias de las víctimas de desaparición como los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, y los otros desaparecidos".

 

Recordó que jamás pensó pedirle a Javier Valdez "que dejara el periodismo, porque era su razón para vivir. Dejar de escribir para él era como morir, y solo muerto lograron silenciarlo, a pesar de los riesgos y la autocensura, porque si traspasas esa línea te matan".

 

El periodista aprende a sobrellevar el miedo "el miedo es normal, pero no es normal vivir pensando  que te van a matar por hacer tu trabajo, eso no es normal, no es natural, y no lo debemos permitir. Ninguna lucha por la exigencia de justicia en este país, sería posible sin el acompañamiento de buenas y buenos periodistas".