SIMON DICE: LAS ELECCIONES Y EL CONFLICTO GENERACIONAL

Las elecciones de julio de este año pueden ser la puerta del tránsito generacional, para que México, y con ello también Acapulco, entre la posibilidad del camino a la modernidad, modernidad concebida por los modernos, es decir, por quienes nacieron y vivieron en una época distinta a la de quienes han dirigido hasta ahora los destinos tanto del país, como del estado de Guerrero y el propio puerto de Acapulco.
Gente como Ángel Aguirre Rivero, René Juárez Cisneros, Miguel Osorio Chong, Andrés Manuel López Obrador y el propio José Antonio Meade, son generacionalmente mayores de 50 años de edad y por lo tanto representantes de lo viejo, de una visión que cree que cuando ellos eran jóvenes todo era mejor y no conocen más fórmulas, aun en el caso de que actuaran de buena voluntad, que las que aprendieron en sus caducos planes de estudio, cuando la herramienta digital no existía, cuando las computadoras eran un esbozo, cuando la economía solo tenia dos caminos, el capitalismo o el socialismo, cuando la educación entraba con sangre y la comunicación eran en realidad difusión, de un solo canal y el pueblo estaba mucho menos instruido y mucho menos comunicado e informado.
En el siglo XXI, en julio del 2018, las variables se han incrementado “ene” veces, los países del mundo han cambiado, las democracias europeas han pasado a ser dirigida por jóvenes como en Francia y poco falta para que eso ocurra en España y Alemania...mientras en México, la opción más abrazada por las mayorías, según las encuestas, es la de volver al pasado, es decir, a la toma de decisiones verticales y depositar el futuro del país en la voluntad de un solo hombre.
Nada más incorrecto, México requiere dar paso a los jóvenes y a las ideas jóvenes y modernas, sin importar el partido político a que representen. Morena que tiene muchos jóvenes que le siguen, podría, si quisiera, dar ese salto y construirse como un partido real en las regiones y estados y dar muestras del ejercicio de la democracia y soltarse del dedito de López; el PRD, que ya entregó su dirigencia nacional a dos jóvenes, debe hacerlo también en los estados y dejar a los que tiene visión de aldeanos, dirigiendo al partido en sus aldeas o municipios pequeños; debe comprometerse realmente con el joven candidato a alcalde Joaquín Badillo y dejar de simular. El PRI, debe dejar de pensar como joven viejo; su abanderado por Acapulco, Ricardo Taja, es joven biológicamente, pero quiere ganar las elecciones a la vieja usanza; el candidato del PANAL, el joven Figueroa, debe dejar de creer que las cosas se arreglarán como pensaba su abuelo.
Lo nuevo, lo joven, en cuanto a lo político, son los gobiernos incluyentes, de coalición, desprenderse de la visión autoritaria y vertical; y en cuanto a lo económico, debe dejarse de pensar que México o Acapulco volverán a ser grandes a partir de lo que fueron en el pasado, ni el petróleo se puede rehacer ni el turismo tiene los mismos gustos. Se debe innovar.
Ese es hoy el reto de los partidos, innovar y pensar y actuar con visión joven. ¿o no?

xxx Trasfondo informativo. También en TV, MARTES Y JUEVES a las 9:00 de la noche en el canal 76 de Cablemas-IZZI, o en www.facebook.com/trasfondoinformativo