Pepenadores bloquearon el acceso a Centro de Transferencia en la capital. Denuncian abusos por parte del dueño del predio

Baldemar  Gómez Roque

 

Chilpancingo,  a 17 de abril de 2018.- Pepenadores del municipio de Chilpancingo bloquearon ayer por la mañana el acceso al Centro de Transferencia Temporal, basurero  alterno ubicado en las inmediaciones de Tierras Prietas y la colonia El Polvorín, en el cual exigen  un trato digno por parte del dueño del predio, Ángel Astudillo, señaló Silvia Carbajal Morales, representante de los afectados.

 

Ayer  un grupo de pepenadores y trabajadores recolectores de basura del sector privado bloquearon  el acceso al centro de transferencia ubicado en Tierras Prietas, al norte de la ciudad, para exigir al alcalde suplente, Jesús Tejada Vargas que intervenga porque los administradores del lugar les cobran por depositar los desechos y los condicionan.

Los manifestante, serian unos 50 trabajadores atravesaron dos camionetas en el acceso al centro de transferencia, donde hubo  una fila de unas 11 camionetas y carros de volteo estacionados en la orilla de la carretera del nuevo libramiento de cuota de Tixtla cerca del basurero.

Una de las pepenadoras comentó que desde que se abrió el lugar hace siete meses, los administradores les cobran 15 pesos para entrar a realizar su trabajo y a los carros particulares 200 pesos. Se dio a conocer que  son 158 camionetas y 100 pepenadores quienes tienen que pagar, de lo contrario no les permiten trabajar.

Dijeron que el  Ayuntamiento de Chilpancingo continúa sin resolver el problema de basura en la capital, porque no cuenta con un predio propio para depositar los desechos, lo que ha originado varias protestas; al ser  entrevistada  Silvia Carbajal Morales señaló que Angel Astudillo, propietario del terreno los condiciona para poder trabajar en este lugar, al imponerles un horario de entrada, además de cobrarles entre 15 y 20 pesos por persona.

Sostuvo que también a los recolectores de basura les hace un cobro de hasta 110 pesos por camioneta, situación, que asegura,  donde de manera importante la economía de quienes se dedican a brindar este servicio a la ciudadanía capitalina.

 

Los inconformes denunciaron   que los administradores del centro de transferencia les vienen cobrando cada vez que acuden a tirar la basura, las tarifas que pagan son desde 15 a 200 pesos, dependiendo de la cantidad de basura y carro que lleven.

 

En el cual  piden que intervenga en el problema y que no cobre por  depositar los desechos, así como también demandan una audiencia urgente con el alcalde Jesús Tejeda o de lo contrario, advierten que bloquearan las calles del centro de Chilpancingo. En el cual señaló que,  "es demasiado dinero lo que nos pide, a veces son 15 por pepenador o hasta 20 pesos, si sacamos material como cartón y papel son hasta 50 pesos por sacarlo", concluyó.