miércoles, 11 de abril de 2018

ONG´s diagnostican como grave la violencia criminal en Guerrero



 

- "Para salir" de esa realidad, hay que aceptarla, sostienen

 

Chilpancingo, Gro., abril 11 del 2018 (IRZA).- En Guerrero hay una "epidemia" de homicidios, desapariciones forzadas de personas y violaciones a los derechos humanos, donde "no hay contrapesos a la grave crisis que se vive y que está afectando severamente a la población, en particular a los que viven en la franja de Chilapa", aseveraron organismos civiles que realizaron una visita al estado, como observadores.

Esa visita la realizaron en septiembre pasado y este miércoles representantes de 10 organismos civiles presentaron sus conclusiones en una conferencia, quienes informaron que hicieron una serie de recomendaciones a los tres niveles de gobierno.

Sandra Alarcón, del Centro de Derechos Humanos de la Montaña "Tlachinollan", sostuvo que "hay una grave crisis en materia de desaparición forzada de personas" y aseguró que en los primeros cuatro meses de este año se tiene un recuento, con cifras oficiales y de organismos independientes, de hasta 3 mil 500 personas desaparecidas en el país.

Raymundo Díaz Taboada, del Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad, dio a conocer que en esa misión de observación lograron documentar que 530 familias de tres comunidades de Chilapa y Zitlala han sido desplazadas por la ola de violencia incontrolable en esa zona de la entidad.

Fernando Ríos, de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos que aglutina a 84 organizaciones en el país, señaló por su parte que las cifras de homicidios desde el 2017 indican un "crecimiento importante de asesinatos, de las 20 ciudades con mayor tasa de homicidios dolosos, tres lamentablemente son de Guerrero, y se trata de Chilpancingo, Acapulco y Chilapa.

Explicó que en los años más violentos de Colombia la tasa de homicidios era de 60 por cada cien mil habitantes: "Las cifras son duras; en Acapulco hay 102 asesinatos por cada cien mil habitantes; en Chilpancingo 95 y Chilapa 136; es grave porque se multiplica por mucho el promedio nacional".

Ríos aseveró que esas cifras muestran "la epidemia de homicidios, desapariciones, violaciones a los derechos humanos, no hay contrapesos a la grave crisis que se vive en materia de derechos humanos; si no se acepta y diagnostica esta crisis, no vamos a salir".

Todo ese contexto, sostuvo, ha convertido a Guerrero "en una de las regiones más peligrosas del mundo y donde más se violan los derechos humanos".