El obispo Rangel no promovió pactos con criminales, aseguran



Chilpancingo, Gro., 08 de abril del 2018 (IRZA).- La diócesis Chilpancingo-Chilapa reculó en torno al "pacto" que habría establecido el obispo Salvador Rangel Mendoza con dirigentes del crimen organizado de la Sierra y recompusieron que el prelado "no realiza, ni ha realizado ningún tipo de pacto, tratos, ni negociaciones con personaje alguno, ni civil, ni político a fin de buscar la paz, sino solamente acercamientos por medio del diálogo en bien de las personas, como pastor propio de esta diócesis".

Esto,  una semana después que Rangel Mendoza diera a conocer de ese "pacto" en la Sierra con algún jefe de una banda del crimen organizado.

En la curia diocesana capitalina, el vocero Benito Cuenca Mayo ofreció una conferencia de prensa para fijar su postura en torno a lo que ha generado la afirmación del obispo católico: "creemos que la situación de violencia e inseguridad que ha prevalecido en los últimos años en nuestro país puede transformarse con la contribución de distintas voluntades: asociaciones civiles, organismos no gubernamentales, personas de buena voluntad, gobierno y sociedad; nosotros como iglesia también podemos colaborar, principalmente en la prevención de la violencia e inseguridad y el acompañamiento a las víctimas en el diálogo y en la animación de una sociedad civil responsable".

El sacerdote recordó que desde la toma de posesión del obispo en agosto del 2015 "nos convocó a ser artífices de la paz, a poner nuestro granito de arena para construir una sociedad mejor y la construcción de la paz con misericordia, como eje transversal en nuestro Plan Diocesano pastoral".

Benito Cuenca señaló que eso "ha llevado a nuestro obispo a tener un acercamiento con todas aquellas personas que provocan la violencia para que por medio de la fe se les escuche y oriente a fin de construir la paz en nuestra diócesis, no se han buscado otros intereses más que contribuir en la construcción de la paz en los pueblos que integran nuestra iglesia".

Y enfático sostuvo que Salvador Rangel Mendoza "no realiza, ni ha realizado ningún tipo de pacto, tratos, ni negociaciones con personaje alguno, ni civil, ni político a fin de buscar la paz, sino solamente acercamientos por medio del diálogo en bien de las personas como pastor propio de esta diócesis, dichos acercamientos han sido de escucha y acompañamiento para dialogar con ellos y buscar poner una semilla de buena voluntad en la conciencia de estas personas, para construir la paz con misericordia en la entidad, tan lacerada por la violencia que vivimos a diario".

Luego, el sacerdote aseveró que esa postura pública no significa que el obispo se haya retractado, "en ningún momento se está retractando, está palpando el nivel de violencia en Guerrero, el obispo es claro, no promueve pactos".