lunes, 23 de abril de 2018

800 personas han sido desplazadas en Guerrero por violencia en los últimos diez años: Alvares Heredia

Baldemar Gómez Roque

Chilpancingo,  Gro., a 23 de abril de 2018.-Roberto Álvarez Heredia, vocero del Grupo de Coordinación Guerrero del Gobierno del Estado, dijo que más de  800 personas se han desplazado, en los últimos 10 años. El grupo de, "Los Tequileros", es uno de los principales responsables de estos desplazamientos, por lo que fue en 2015, cuando inició el periodo más violento, dado que pasó de secuestrar de una a tres personas, hasta grupos de 24 víctimas.


Al ser entrevistado, vía telefónica, el funcionario estatal, reveló que en la región conocida como La Cañada, los pueblos vacíos son Las Mesas, Chaxcuita, Los Bancos, San Rafael, Santa María de las Flores, El Barroso, San Gregorio, Barranaca de Iguala, Los Pericos y El Potrero. En el Valle Luz suman otras siete localidades desplazadas: El Real, Los Cajones, Los Guajes, Cuadrilla, El Machero, El Carrizal y El Querengue; mientras que en la zona serrana se cuentan al menos Pericotepec, Los Encinos, Las Tunas, Huerta Vieja y El Aguacate.

 

Recordó  que en junio de 2017, cerca de 100 vecinos salieron de la comunidad de La Gavia, municipio de San Miguel Totolapan, quienes abandonaron la localidad por temor a la ola de violencia, luego del enfrentamiento entre el grupo criminal de "Los Tequileros" y policías federales de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Procuraduría General de la República (PGR).

 

Al recrudecer la violencia en las comunidades del municipio de San Miguel Totolapan de la región de la Tierra Caliente, un promedio de 800 personas se han desplazado, en los últimos 10 años. El grupo de "Los Tequileros" es uno de los principales responsables de estos desplazamientos, por lo que fue en 2015 cuando inició el periodo más violento, dado que pasó de secuestrar de una a tres personas, hasta grupos de 24 víctimas, informó Roberto Alvarez Heredia, Vocero del Grupo de Coordinación Guerrero del Gobierno del Estado.


Dio a conocer que Chilapa y Zitlala, hasta enero de 2017 se estimaba que en total cerca de tres mil 200 personas indígenas nahuas habían huido por la violencia en los municipios de Chilapa y Zitlala.

 

Reiteró, que los desplazados de Chilapa pertenecen principalmente  a los poblados de Tepozcuautla, Ahuihuiyuco y Tetitlán de la Lima, aunque en la comunidad de Tlaltempanapa, del municipio de Zitlala, "existe más éxodo de familias que huyen por la violencia e inseguridad, derivado de la disputa por el cultivo y trasiego de amapola y sus derivados entre dos grupos criminales, Los Ardillos y Los Rojos es la principal causa".

 

Dijo que en junio del 2017 algunos pobladores comenzaron a regresar, debido a la presencia de los elementos del Ejército Mexicano y las bases de operaciones mixtas, aunque no se conoce el número preciso de personas que regresaron a sus hogares.

 

Subrayó: "en cuanto a Heliodoro Castillo (Tlacotepec), unas 100 personas en la región serrana del estado, decidieron dejar la localidad, la razón, el enfrentamientos entre dos grupos antagónicos de la delincuencia. Según testimonios de la población, en agosto del a 2017, unos 100 hombres fuertemente armados irrumpieron en el poblado y desde los cerros atacaron a dos viviendas donde se encontraba otro grupo armado que recientemente había llegado al lugar".

 

En cuanto en  los municipio,  Apaxtla de Castrejón, dijo, se suma a la lista, de la cual destaca la huida de sus habitantes de la localidad de San Felipe del Ocote, Tlanipatlán de las Limas, Laguna Seca y Rincón del Vigilante, en la frontera de la Zona Norte y la Tierra Caliente, donde los pobladores han optado por salir de sus localidades. Los  habitantes de diversas comunidades huyeron a la cabecera municipal de Apaxtla de Castrejón, luego de que supuestos miembros de la Familia Michoacana emboscaran a los elementos de la policía comunitaria.

 

Donde manifestó que más 600 pobladores que ocupan alrededor de 90 viviendas dejaron sus hogares por temor a los enfrentamientos que se suscitaron cuando integrantes de la Policía Comunitaria Tecampanera (PCT) realizaban un patrullaje de vigilancia entre la cabecera municipal de San Felipe.

 

Por último,  dio a conocer que el desplazamiento forzado también puede presentarse como desplazamiento individual, o gota a gota, el cual tiende a ser un desplazamiento invisible, que implica que familiares de manera individual abandonen su comunidad, desintegrándose el núcleo familiar por una misma causa, tiende a tener lugar después de un ataque dirigido hacia los habitantes de una comunidad o de un integrante de la familia, en este caso se desconoce la cifra, del número de personas que han recurrido a esta acción,  concluyó.