El conflicto por el agua en Apango es porque los de Zotoltitlán “nunca cumplen su palabra”


Chilpancingo, Gro., marzo 26 de 2018 (IRZA).- Debido al conflicto por la operación del sistema de agua potable de la comunidad de Zotoltitlán, que surge a la cabecera municipal de Mártir de Cuilapan (Apango), unos cinco mil habitantes tienen problemas de desabasto.

Por lo anterior, un proyecto alternativo que está en vías de construcción, para que se resuelva de fondo el suministro del vital líquido.

La alcaldesa de ese municipio, Felícitas Muñiz Gómez, aceptó este lunes que luego del asesinato del comisario y de su hijo, la semana pasada, el conflicto y la tensión social permanecen en ese municipio.

Los habitantes de Zotoltitlán decidieron desde el 12 de febrero pasado cerrar las llaves del sistema de agua de un manantial de esa comunidad, el cual surte del vital líquido a Apango, lo que provocó una inconformidad social que derivó en el asesinato del comisario y de su hijo.

La alcaldesa aceptó que "es un problema grave la falta de agua y persiste desde hace unos 30 años".

Muñiz Gómez señaló que desde hace dos años tramitan recursos para consolidar un proyecto alternativo para dotar de agua a la cabecera municipal y que no sea del sistema de Zotoltitlán.

Indicó que en diciembre lograron que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a través del programa Fonregión, asignara recursos para la construcción de dos pozos profundos, proyecto en el que están trabajando dos constructoras.

Informó que en enero se inició además la construcción de otro pozo profundo para saber la cantidad de agua que se puede extraer. "Ya teníamos otro pozo profundo de donde abastecemos a la cabecera municipal, uno está ubicado en Xacalco y el otro en la parte Norte de Apango".

Informó que la licitación de la obra se realizó a través de la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado Guerrero (CAPASEG). "Esperamos que con esto se pueda resolver el problema y no depender del sistema de Zotoltitlán".

Felícitas Muñiz sostuvo que en tanto, el conflicto ha entrado en un impasse porque los dos grupos -el de Zotoltitlán y el de Apango- se han replegado e inició una especie de tregua. "Esto sucede cada dos años, cuando a ellos (los habitantes de Zotoltitlán) se les ocurre pedir una minuta donde prometen no volver a hacerlo, cumples los acuerdos y llega otro presidente y vuelven a hacerlo; nunca cumplen con su palabra" (sic).