jueves, 7 de diciembre de 2017

Perredistas se reúnen con HAF; le piden reorientar la política de seguridad

Baldemar Gómez Roque

Chilpancingo, Gro., a 7 de diciembre del 2017.-El presidente estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Ricardo Barrientos, pidió al gobernador del estado Héctor Astudillo Flores un mayor acercamiento y que haya hermandad para combatir al narcotráfico.

Ayer en conferencia de prensa en Casa Guerrero, luego de haberse reunido en privado con el gobernador Héctor Astudillo Flores, Ricardo Barrientos representante de la bandada perredista en la entidad, así como el coordinador de los alcaldes del Partido del Sol Azteca, Pablo Higuera Fuentes y la coordinadora de los diputados de la fracción perredista en el Congreso local, Erika Alcaraz Sosa, señalaron que es necesario "reestructurar el tejido social porque los que nos dedicamos a la política estamos obligados a unirnos para lograrlo".

Ricardo Barrientos, manifestó que acordaron con el Mandatario Estatal, Héctor Astudillo Flores llevar a cabo de una propuesta para reorientar la política de seguridad y tener más reuniones para poder darle mejor resultados a toda la población guerrerense

Donde invitó a todos los sectores de la sociedad guerrerense a unir fuerzas y contrarrestar la violencia que se vive en la entidad, misma que ha dejado ya una gran cantidad de víctimas, así como de heridos y desaparecidos en los últimos meses.

Por eso, en el  tema de los asesinatos de integrantes del PRD,  explicó que para eso estaban en esta reunión para exigir que la Fiscalía de los resultados que en su partido estén esperando.  Los perredista doblaron las manos,  al decir que  pidieron la renuncia del Fiscal, Xavier Olea ni la del Secretario de Seguridad Pedro Almazán Cervantes, pero que si exigieron que se revise su actuación para evaluar su desempeño y si están, o no, cumpliendo con las expectativas esperadas.

Por  otra parte, en relación al  tema de la aprobación de la Ley de Seguridad Interior en el Congreso de la Unión, aseguró que para que esto se vea reflejado en resultados se requiere del actuar del gobierno federal para poder inyectar recursos a los cuerpos de seguridad en toda la entidad.

En cuanto a la intervención del Ejército en las calles, recalcaron que esa situación, era necesaria para garantizar la seguridad de todos los guerrerenses.

Sostuvieron que aceptaran la revisión de los recursos, como el caso del 30 por ciento para el sector industrial con el argumento de que en las zonas con mayor índice delictivo es porque la gente requiere trabajo.

Por último, en el caso de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, pedirán que exista un mayor acercamiento y que agilice la credencialización de los elementos municipales, así como la revisión la Ley de Seguridad interior, porque en Guerrero históricamente el Ejército ha violentado los derechos humanos, por lo que reiteró que es necesario que intervenga en el asunto de la inseguridad, pero deben garantizarse siempre la integridad de los ciudadanos, concluyó.