jueves, 30 de noviembre de 2017

El secretario de Desarrollo Urbano municipal y seis agentes han recibido amenazas de la delincuencia organizada

Baldemar  Gómez  Roque

 

Chilpancingo, Gro., a 30 de noviembre del 2017.- Carlos Alberto Leyva Vázquez, Secretario de Desarrollo Urbano Recursos Naturales y Ecología del ayuntamiento capitalino, dijo que seis de los agentes de la dependencia han sido golpeados y  amenazas y hostigamiento por parte de la delincuencia organizada, así como él también ha recibido visitas en su propia oficina, quienes exigen que no se les moleste, que no se les toque y que nadie se meta con tal o cual asunto, o sea, "que los dejen trabajar".

 

Al ser entrevistado, subrayó, que  incluso las amenazas han sido directas contra él y en su propia oficina, por lo que hay algunas situaciones que sí han podido destrabar, a pesar de toda esta clase de amenazas, pero reconoció que en algunas otras no lo han podido hacer. En donde aseguró que esta situación complicada forma parte del día a día en el trabajo, por lo que "hemos decidido enfrentar este problema de frente, y bueno cuando nos piden que no se les toque, ni que nos metamos con sus asuntos, pues lo hacemos para evitar un problema mayor o que pudiera darse alguna desgracia que lamentar".

 

Al ser entrevistado, dijo,  "a nosotros nos contrataron para hacer una chamba, misma que es arriesgada, sí, pero aquí estamos y aquí seguimos, remando contra corriente y sufriendo toda esta clase de amenazas y hostigamiento porque el objetivo principal es darles respuesta a la gente, y si por cualquier cosa permitimos que nos amedrenten, pues no avanzaríamos en nada, y dejaríamos de ayudar al pueblo y al ayuntamiento capitalino".

 

Explicó: "Esta clase de problemas forman parte de las cuestiones a las que se tenemos que enfrentarnos todo el tiempo los que trabajamos en Desarrollo Urbano en Chilpancingo todo mundo tiene palancas, todo mundo aquí es sicario, por lo que en algunos casos en los que han amenazado a inspectores tratamos de hacer las indagaciones correspondientes a través de la Secretaría de Seguridad Pública  estatal, dado que nosotros siempre estamos en contacto con ellos porque la verdad, tampoco voy a arriesgar a mis inspectores", indicó.

 

Por último, dijo que  pase lo que pase, de ninguna manera vale la pena arriesgar la vida de nadie, por lo que tanto él como sus trabajadores se han enfrentado a esta clase de problemas relacionados con la delincuencia organizada, por lo que en varias ocasiones algunos de los inspectores han sido golpeados, amenazados y hostigados por estas personas, pero siempre se ha marcado distancia, y quiérase que no, han tenido que dejar de lado esta clase de problemas por el bien de él y de los inspectores, así como de sus propias familias, concluyó.