domingo, 15 de octubre de 2017

El crimen organizado, está alcanzando al trabajo de los periodista: David Peña, del Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social de la Ciudad de México.

El crimen organizado, está alcanzando al trabajo de los periodista: David Peña, del Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social de la Ciudad de México.

 

Baldemar Gómez  Roque

 

Chilpancingo, Gro., 15 de octubre.- En Guerrero se vive un incremento de violencia en el contexto del crimen organizado,  el cual está alcanzando también a los periodistas, lo dijo David Peña, del Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social de la Ciudad de México.

 

Al ser  entrevistado vía  telefónica, informó que actualmente realiza una investigación en coordinación con el Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP) delegación XVII,  que preside  Eric Chávela Hernández  y al respecto señaló que el objetivo de esta violencia, es para inhibir la libertad de expresión "para restringirla", hacia algunos medios de comunicación, y hacia los periodistas guerrerense.

 

Insistió, lo que ha habido son casos generalizados de intimidación, detenciones arbitrarias, amenazas sicológicas, intimidación por parte de servidores públicos "algunos te dicen ándate con cuidado. Cuidadito con lo que publicas, que no son agresiones, sino más bien son actos de intimidación, y de inhibición en el ejercicio de la libertad de expresión.

Además expuso  en este mismo diagnóstico, que estará listo a fines de año, es importante analizar, que la  violencia en contra de los periodistas,  el cual ha provocado  un clima de inseguridad generalizado, una especie de síndrome de estrés postraumático entre los  periodistas que ejercen el periodismo.

 

Donde esta  situación no es individualizada "sino en un contexto muy general", y manifestó que de acuerdo a los registros que tienen, a lo largo de los dos últimos dos años "en esta administración se ha aumentado este tipo de agresiones, y este tipo de agresión contra los periodistas, aunque años anteriores ha habido mayor índice de asesinatos de periodistas en el estado de Guerrero".

 

Manifestó que ahora se está registrando un fenómeno que genera mucho más inhibición en el ejercicio de la libertad de expresión "antes se daba un caso, pero ahora se dan casos como el secuestro de Leodegario, desde hace muchos años, que son emblemáticos; caso de periodistas que se les agredía y se les asesinaba".

 

Señalo: " el problema es que hoy los periodistas  se enteran de una agresión, mañana de una amenaza, pasado mañana de un periodista amenazado por un servidor público, que ha generado un estrés colectivo  en el gremio, y eso hay que denunciarlo".

 

Por último, recalcó  que no se puede estar trabajando en función de comunicar "pensando que en lo que voy a publicar, a quien le va a afectar, o pensar que este presidente municipal, se relaciona con algún cartel, quien lo financió, o de qué partido es". Ya que se están  dedicando a cuidar la información, en lugar de publicarla, y eso  genera riesgos, inhibe el ejercicio de la libertad de expresión, y te convierte en una víctima de esta situación de violencia que prevalece en Guerrero, concluyó.