martes, 29 de agosto de 2017

Alcalde convoca al obispo Salvador Rangel para que el mismo constate el trabajo que hace y que deje de atacar

Baldemar Gómez  Roque

Chilpancingo, Gro., a 29 de agosto del 2017.-El alcalde  municipal de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva sostuvo que en las próximas horas, se reunirá con el  obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa Salvador Rangel Mendoza a una junta para mostrarle el trabajo institucional que realiza el Ayuntamiento, a fin de que el líder católico, no solo ataque a la autoridad con declaraciones que dañan su imagen.

Esta mañana mediante una conferencia de prensa, Marco Antonio Leyva,  señaló  que en Chilpancingo se requiere dialogo y no estar en constante enfrentamiento con grupos sociales.

Lo dijo, el alcalde, luego que el obispo Salvador Rangel viene haciendo una serie de declaraciones por los servicios públicos que existen en Chilpancingo como la basura y el agua potable, que a consideración del jerarca católico estos dos servicios están en manos de las mafias que los han convertido en negocio y desplazado al municipio.

En referencia al asunto del cobro de recolección de basura, el alcalde aseguró que no se va a cobrar en fin; pero insistió que personajes de oposición a su partido, diputados e incluso el obispo atacan a la autoridad municipal con sus declaraciones.

 Recalcó: "el obispo como un actor político de esta sociedad, lo escuchamos pero también queremos que nos escuche porque creo que estamos haciendo un esfuerzo donde todos debemos sumar la parte que nos corresponde, hoy mismo le voy a llamar al obispo para hacerlo. Y la llegada del nuevo arzobispo, yo lo que espero una coordinación cordial como con el obispo Salvador", ya que dijo que me cae muy bien".

El alcalde capitalino, señaló que "El obispo como un actor político de esta sociedad, lo escuchamos todos, pero también queremos que nos escuche porque creo que estamos haciendo un esfuerzo donde todos debemos sumar la parte que nos corresponde, por lo que le voy a llamar para reiterarle la invitación, concluyó.